Cultura NewsFeed

Terry Gilliam, homenajeado en el Festival de Cine de Los Cabos

Rafael Paz
El realizador presentó su más reciente producción: El hombre que mató a Don Quijote, cinta que fungió como la función de clausura de la edición más reciente del Festival de Cine de Cannes.

La séptima edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos (CIFF, por sus siglas en inglés) recibió la visita del cineasta inglés Terry Gilliam, famoso por su trabajo detrás de la cámara en películas como Miedo y asco en Las Vegas, Brazil y Los hermanos Grimm, asimismo por su participación en el legendario grupo de comedia británica Monty Phyton.

El realizador recibió el reconocimiento Exceptional Contribution to Cinema History por parte del festival en la gala de inauguración, donde se dijo contento por estar en nuestro país y agradeció en medio de la algarabía del público ser objeto de dicho galardón.

Asimismo, el realizador presentó su más reciente producción: El hombre que mató a Don Quijote, cinta que fungió como la función de clausura de la edición más reciente del Festival de Cine de Cannes. El proyecto tardó 25 años en concretarse y sufrió repetidas veces problemas durante su filmación.

El largometraje cuenta con las actuaciones de Adam Driver y Jonathan Pryce, narra la historia de un director de cine (Driver) que se encuentra en España filmando un comercial inspirado por Don Quijote de la Mancha, eso provoca que recuerde sus tiempos de juventud en el país, cuando filmó una versión artística y de bajo presupuesto basada en el texto de Miguel de Cervantes Saavedra.

La comedia firmada por Gilliam es un fábula sobre la identidad y la manera en que el trabajo obliga a los artistas a comprometer su visión artística. El hombre que mató a Don Quijote se estrenará a principios del próximo año en nuestro país.

Gilliam también se dio tiempo de presentar uno de sus clásicos: Miedo y asco en Las Vegas, cinta que marcó un hito en la carrera de los actores Johnny Depp y Benicio del Toro. Antes de iniciar la proyección, el cineasta británico recordó que el libro de Hunter S. Thompson en que se basa la cinta fue muy importante para él durante la década de las 60.

“Durante muchos años mucha gente quiso hacer una película de ese libro, como Jack Nicholson o Martin Scorsese, pero parecía que no había manera de lograrlo. Yo estaba haciendo otro trabajo y recibí una llamada telefónica, Alex Cox, el director original del proyecto había sido despedido, y Hunter S. Thompson deseaba que lo reemplazara,” comentó el director.

Al mismo tiempo, Gilliam rememoró que Thompson le comentó antes de morir que los Estados Unidos se convertirían en una tierra llena de ovejas en pánico, “y en eso se han convertido, tienen un pastor llamado Donald Trump que los protege de todos sus falsos miedos al sur de la frontera”, exclamó el realizador con una mueca de ironía.

Por la tarde, Terry Gilliam sostuvo una plática con el escritor mexicano Juan Villoro en la cual recordó varias de sus vivencias en el set y algunos de los momentos más difíciles que ha sufrido a lo largo de su carrera.

Deja tu comentario

Comentarios