Ciencia NewsFeed Salud

Señalan al apéndice como un posible punto de partida para la enfermedad de Parkinson

Instituto Van Andel
Descubren que eliminar el apéndice podría reducir el riesgo de presentar Parkinson. Imagen: www.abcdelasemana.com

El apéndice tiene la reputación de ser inútil en el mejor de los casos. Solemos ignorar esta bolsa del tamaño de un meñique que cuelga de nuestro intestino grueso a menos que se inflame y necesite ser recortada. Pero un nuevo estudio sugiere que este enigmático órgano en el intestino alberga un suministro de una proteína dañina para el cerebro, proteína involucrada en la enfermedad de Parkinson, incluso en personas sanas. El estudio, publicado en Science Translational Medicine, es el más grande de su tipo, muestra que el apéndice actúa como un reservorio para las proteínas asociadas a la enfermedad y una apendicectomía en una etapa temprana de la vida puede disminuir el riesgo de Parkinson de una persona o retrasar su aparición.

Mire dentro del cerebro de una persona con Parkinson y encontrará grupos de una forma mal plegada de una proteína conocida como α-sinucleína (αS). La función normal de la proteína no está del todo clara, pero en este estado aglomerado, puede dañar y matar las neuronas, incluidas aquellas cerca de la base del cerebro que ayudan a controlar el movimiento. Los resultados son los temblores distintivos y la rigidez del cuerpo, síntomas de la enfermedad de Parkinson.

Pero los síntomas gastrointestinales, especialmente el estreñimiento, también son comunes en los pacientes de Parkinson y pueden aparecer décadas antes que otros problemas. Los científicos han descubierto que las personas tienen menos probabilidades de contraer Parkinson si se sometieron a una vagotomía, un tratamiento para las úlceras estomacales que cortan el nervio vago, que se ramifica desde el cerebro hacia varios tejidos del intestino.

Ese hallazgo alimenta una teoría aún controversial, propuesta hace más de una década por el neurocientífico Heiko Braak, de que las semillas de la enfermedad de Parkinson de alguna manera salen del intestino y entran al cerebro. “Es como el juego del teléfono descompuesto”, explica John Woulfe, un neuropatólogo del Instituto de Investigación del Hospital Ottawa que no participó en el estudio. Las proteínas αS  anormalmente plegadas (proteína malformadas y grumosas) son almacenadas en el apéndice, y luego son diseminadas hacia las fibras del nervio vago, según la teoría.

En el nuevo estudio, la neurocientífica Viviane Labrie y su equipo en el Instituto Van Andel en Michigan, decidieron concentrarse en el apéndice. Aunque no es necesario para la vida, puede que no sea completamente inútil; el órgano contiene células inmunitarias que pueden ayudar a coordinar la respuesta intestinal a los patógenos y bacterias que pueden ayudar a mantener un equilibrio saludable de los microbios intestinales, y ahora, como lo demuestra su investigación, juega un papel importante en el desarrollo de la enfermedad de Parkinson.

La reducción del riesgo de Parkinson solo fue evidente cuando el apéndice y la alfa-sinucleína contenida en él se eliminaron en una etapa temprana de la vida, años antes del inicio de la enfermedad de Parkinson, lo que sugiere que el apéndice podría participar en el inicio de la enfermedad. La eliminación del apéndice después de que comience el proceso de la enfermedad, sin embargo, no tuvo ningún efecto sobre la progresión de la enfermedad.

En una población general, las personas que tuvieron una apendicectomía tenían 19% menos probabilidades de desarrollar Parkinson. Este efecto se magnificó en las personas que viven en áreas rurales, con apendicectomías que resultaron en una reducción del 25% en el riesgo de enfermedad. El Parkinson a menudo es más frecuente en las poblaciones rurales, una tendencia que se ha asociado con una mayor exposición a los pesticidas.

El estudio también demostró que la apendicectomía puede retrasar la progresión de la enfermedad en las personas que desarrollan Parkinson, lo que retrasa el diagnóstico en un promedio de 3,6 años. Debido a que no hay pruebas definitivas para el Parkinson, las personas a menudo se diagnostican después de que surgen síntomas motores como temblor o rigidez. Para entonces, la enfermedad generalmente está bastante avanzada, con un daño significativo en el área del cerebro que regula el movimiento voluntario.

Por el contrario, las apendicectomías no tuvieron un beneficio aparente en las personas cuya enfermedad estaba relacionada con mutaciones genéticas transmitidas por sus familias, un grupo que comprende menos del 10% de los casos.

“Nuestros hallazgos de hoy agregan una nueva capa a nuestra comprensión de esta enfermedad increíblemente compleja”, dijo Bryan Killinger, primer autor del estudio y un becario postdoctoral en el laboratorio de Labrie. “Hemos demostrado que el apéndice es un centro para la acumulación de formas agrupadas de proteínas αS, que están implicadas en la enfermedad de Parkinson. Este conocimiento será invaluable a medida que exploremos nuevas estrategias de prevención y tratamiento”.

Labrie y su equipo también encontraron grupos de αS  en los apéndices de personas sanas de todas las edades, así como personas con Parkinson, lo que plantea nuevas preguntas sobre los mecanismos que dan lugar a la enfermedad y propulsan su progresión. La αS aglomerada anormalmente se considera un sello clave de la enfermedad de Parkinson; anteriormente, se pensaba que solo estaba presente en las personas con la enfermedad.

“Nos sorprendió que las formas patógenas de αS estuvieran tan presentes en los apéndices de las personas con y sin Parkinson. Parece que estos agregados, aunque son tóxicos cuando están en el cerebro, son bastante normales cuando están en el apéndice. Esto sugiere claramente que su sola presencia no puede ser la causa de la enfermedad“, dijo Labrie. “El Parkinson es relativamente raro, menos del 1% de la población lo sufre, por lo que tiene que haber algún otro mecanismo o confluencia de eventos que permita que el apéndice afecte el riesgo de Parkinson. Eso es lo que planeamos ver a continuación; ¿Qué factor o factores inclinan la escala a favor de la enfermedad de Parkinson?”.

Deja tu comentario

Comentarios