Cultura

Últimos días de la arquitectura de #ZahaHadid en la UNAM

Cultura UNAM
Diseño como segunda naturaleza. Zaha Hadid Architects es la primera muestra en su tipo en Latinoamérica y estará abierta hasta el 3 de marzo de 2019 en la sala 9 del MUAC

El legado de la arquitecta anglo-iraquí Zaha Hadid (1950-2016), la primera mujer en recibir el Premio Pritzker, se exhibe en el Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC) desde el 28 de octubre pasado en la exposición Diseño como segunda naturaleza. Zaha Hadid Architects. Esta es la primera muestra que se presenta en Latinoamérica sobre el trabajo que realiza el estudio fundado por la aclamada arquitecta en 1979, el cual se ha mantenido a la vanguardia durante los últimos 40 años.

“Este es un museo, así que queremos exhibir la obra y la profundidad conceptual del trabajo de Zaha Hadid y de nuestro despacho, pero al mismo tiempo crear una experiencia visual que transmita la gracia y la belleza de lo que hacemos”, expresó Patrik Schumacher, director de Zaha Hadid Architects (ZHA), antes de la apertura de la muestra.

Se trata de una exhibición “bella, compleja y densa”, como lo mencionó el propio Schumacher, que fue curada por Woody Yao, integrante del estudio, y que permite entender tanto las ideas que inspiran el trabajo creativo de ZHA como su práctica y la complejidad de sus diseños.

 

La exposición comienza con un amplio despliegue del trabajo principal del estudio, el diseño arquitectónico, con las maquetas de varios de sus proyectos: edificios, museos, centros culturales y aeropuertos, entre otros. Junto a estas reproducciones a escala se encuentran fotografías de muchos de estos inmuebles ya construidos en diferentes ciudades de todo el mundo, así como la proyección de un video panorámico de varios de estos edificios, lo que permite comprobar la viabilidad de estos espectaculares diseños en la realidad.

Hay además un vistazo a muchos proyectos diseñados pero nunca construidos ya que la firma no ganó el concurso correspondiente. Tal es el caso del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, para el que participaron pero no resultaron vencedores. El director del estudio comentó que de todos los proyectos que presentan a concurso, ganan aproximadamente el 30 por ciento.

El recorrido sigue con una muestra de las propuestas innovadoras de Zaha Hadid y su equipo de colaboradores para el diseño de objetos de uso cotidiano, como zapatos, joyería, floreros, lámparas, un ajedrez, un sillón, vehículos y hasta una lancha. Son objetos de gran belleza y elegancia, que mantienen la estética y las ideas del lenguaje arquitectónico de la firma.

Se presenta también la importancia que para ZHA tienen las herramientas digitales y el uso de procesos de diseño animado, lo que el director de la firma califica como el futuro de la disciplina, con estructuras experimentales y simulación científica.

Otro módulo de la exposición da cuenta de algunas pinturas realizadas por Zaha Hadid en su juventud, las cuales permiten vislumbrar las influencias artísticas que tuvo, como el constructivismo ruso. Al respecto, Schumacher aclaró que a ella le interesaba mucho el arte como inspiración, pero siempre insistió en que su trabajo era de arquitectura. “No le interesaba ser vista como una artista sino como una arquitecta que quería construir; el arte es inspiración, es provocación, pero el diseño y la arquitectura es lo que le da forma a la vida”.

En una terraza aledaña a la muestra se exhibe la escultura KnitCandela, un caparazón de concreto inspirado en los cascarones del arquitecto Félix Candela, quien fue influencia de Zaha Hadid. Está cubierta en su parte inferior por un tejido cuyos patrones siguen la estructura de la pieza, la cual fue específicamente diseñada para esta ocasión.

 

 

CONTINUAR LA VISIÓN DE ZAHA HADID

La ambición de Zaha Hadid fue crear un nuevo lenguaje para la arquitectura que fuera entendible intuitivamente, explicó Patrik Schumacher. “Un lenguaje que tuviera impacto en la escala de la ciudad, pero también en la escala del individuo”.

Desde que la arquitecta falleció, hace dos años, él ha estado al frente del estudio, el cual, aseguró, funciona igual que cuando ella vivía. “Hemos terminado algunas de las obras que dejó pendientes y hemos ganado otras, pero siempre siguiendo con la visión de Zaha.

“El nuevo lenguaje que ella buscaba sigue siendo el objetivo del despacho. Queremos crear un movimiento que sea una nueva ola arquitectónica, que transforme el espacio y construya uno más adaptable y elegante. Las ambiciones del estudio son muy altas ya que queremos cambiar la forma en que se construye la civilización humana, aunque desde luego no lo haremos solos, somos parte de un movimiento”.

Explicó que este lenguaje arquitectónico innovador al que aspiran esta motivado por las nuevas formas de vida en las ciudades y la socialización que generan las comunicaciones en la actualidad. “El siglo XXI es la época del conocimiento, de la concentración en las ciudades y de una concepción de la vida que se conecta por redes y necesita más interacción, y los espacios que nosotros creamos están diseñados para hacer esto posible”.

ZHA es hoy uno de los principales estudios de arquitectura a nivel internacional, con 400 empleados y oficinas en distintas partes del mundo, una de ellas en nuestro país ya que, comentó Schumacher, “México es un mercado muy interesante, en el que se aprecia muy bien la arquitectura”.

A Zaha Hadid siempre le gustó México, vino en varias ocasiones al país ya que era admiradora del trabajo de Luis Barragán y Félix Candela. El despacho fundado por ella actualmente construye aquí un edificio en Santa Fe, Ciudad de México, que estará terminado para 2021, ha empezado a trabajar en un proyecto en Monterrey y existe la posibilidad de que construya en Cancún, precisó su director.

 

 

 

Deja tu comentario

Comentarios