Campus Ciencia Cultura

El compromiso, vital para el compositor de la era digital

Fabiola Méndez/Damián Mendoza
Jean Angelus Pichardo, compositor y productor musical, consideró que la autogestión es una oportunidad para el desarrollo profesional

Con la era digital, la industria de la música ha vivido un cambio tecnológico debido al empleo de distintas formas de distribución, que ha permitido el surgimiento de plataformas de streaming como Spotify, Apple Music o Deezer.

Sin embargo, la paradoja: en tiempos digitales donde los artistas llegan a mayores audiencias, la vida de un compositor es complicada por los pocos espacios de difusión, “si no es a través de la UNAM y la Secretaría de Cultura (antes Conaculta), los músicos deciden salir del país para desarrollarse profesionalmente”, refirió Jean Angelus Pichardo, compositor y productor musical.

Para el egresado de la Facultad de Música de la UNAM, ser músico y compositor en México es una labor titánica, “hay que hacer lo que nos gusta, lo que más nos divierte, para mí es la mejor forma de expresarme, cuando tengo necesidad de decir algo lo hago a través de la música”.

El autor de Fragmentos del 68, pieza que escribió sobre los acontecimientos del movimiento estudiantil, consideró que aunque no haya muchos espacios, la autogestión es una oportunidad para el desarrollo profesional, “a partir de ahí se pueden crear lazos con otros creadores para la colaboración musical, sí se puede ser músico y compositor en México”.

Los fenómenos sociales son su inspiración, por ello, trabaja en un proyecto de electroacústica y en su primera ópera de cámara con una pieza sobre los feminicidios de Ciudad Juárez compuesta en 2011.

Asimismo, quiere componer sobre lo ocurrido en Ayotzinapa, porque son pendientes de nuestra sociedad, y a través de la música, se expresan los sentimientos más profundos.

En ese sentido, para cristalizar un desarrollo como músico, “lo más importante es el compromiso que uno establece con la música, con uno mismo y con la sociedad y así encontrar la originalidad”.

Deja tu comentario

Comentarios