Campus Ciencia

UNAM ofrece consultas a animales de compañía no convencionales y fauna silvestre

Michel Olguín Lacunza/Francisco Medina
El Hospital de Fauna Silvestre atiende a mamíferos que van desde cuyos, conejos, hurones, ratas, hámsteres, hasta chinchillas; además de reptiles como tortugas e iguanas, y en algunos casos loros

“¿Cómo se ha sentido, ha dormido y comido bien?”, “¿lo ha visto triste, toma mucha agua?”, preguntó el médico veterinario a Flor sobre su hurón, mientras lo revisaba detenidamente en el consultorio del Hospital de Fauna Silvestre de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

“Desde hace un par de meses, mi hurón empezó a cambiar y lo notaba triste, lo llevé a una clínica veterinaria privada pero no dieron con su enfermedad, así que lo traje a la UNAM donde lo han estado atendiendo y al parecer sí detectaron su padecimiento”, dijo Flor Virgen Lozano Cruz, dueña de Maya, una hurona de seis años.

El Hospital de Fauna Silvestre atiende a mamíferos que van desde cuyos, conejos, hurones, ratas, hámsteres, hasta chinchillas; además de reptiles como tortugas e iguanas, y en algunos casos loros, dijo Daniel Alejandro Gómez Pizano, académico del hospital.

Señaló que han recibido animales silvestres como tlacuaches, cacomixtles, ardillas y ardillones, debido a que en la zona del Pedregal habitan especies de este tipo. “A veces, la gente los encuentra heridos y los traen a consulta”. En otros casos, apuntó que han atendido a tarántulas, mantis religiosas y mariposas.

“Rara vez hemos atendido pequeños primates, pero se trata de condiciones muy especiales, porque finalmente vienen del comercio ilegal”, añadió el especialista en fauna silvestre.

Gómez Pizano mencionó que la mayoría de los animales que llegan lo hacen por enfermedades que surgieron al no ser bien atendidos por sus dueños. “Mucho de nuestro trabajo es educar a los propietarios para que sepan cómo mantener a sus mascotas, cómo alimentarlos, la temperatura donde deben vivir, etcétera”.

Sobre las personas que tienen mascotas silvestres, Gómez Pizano aseguró que de entrada no deberían tenerlas, pero si ya es así, les recomendó ser responsables, “deben brindarles todos los medios necesarios para que se desarrollen como si estuvieran en la vida libre”.

Para mayor información sobre las consultas, pueden comunicarse al teléfono 56 22 59 42 o al correo clinicafaunasilvestre@hotmail.com

Deja tu comentario

Comentarios