Ciencia Humanidades NewsFeed Tecnología

Los insectos que protegen los cultivos podrían convertirse en armas biológicas, advierten científicos

Science

Suena como ciencia ficción: un programa de investigación financiado por el gobierno de los EE. UU. planea crear insectos portadores de virus que, liberados en grandes cantidades, podrían ayudar a los cultivos a combatir amenazas como plagas, sequías o contaminación. “Insectos Aliados”, como se llama el programa de 4 años y con un respaldo de 45 millones de dólares, se lanzó en 2016.

Pero en un artículo en Science, cinco investigadores europeos pintan un escenario mucho más sombrío que puede ocultar un objetivo diferente y mucho más letal. Si tienen éxito, la técnica podría ser utilizada por actores maliciosos para ayudar a propagar enfermedades a casi cualquier especie de cultivo y devastar las cosechas, dicen. La investigación puede ser una violación de la Convención de Armas Biológicas (BWC), argumenta el artículo.

Es probable que el documento inicie otra ronda en el debate sobre “investigación doble-uso de preocupación”, el trabajo científico que puede tener beneficios pero que también podría usarse para medios infames. Otros ejemplos recientes de dicha ciencia incluyen la creación de un mutante de la gripe capaz de propagarse en mamíferos y la creación sintética del extinto virus de la varicela, primo del virus que causa viruela.

Financiado por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de la Defensa de los EE. UU. (DARPA, por sus siglas en inglés) en Arlington, Virginia, los Insectos Aliados pretende utilizar insectos como los áfidos o moscas blancas para infectar cultivos con virus personalizados que pueden transmitir ciertos genes a plantas maduras; es esencialmente una terapia génica para cultivos. El objetivo, dice DARPA, es encontrar una nueva forma de proteger las plantas que crecen en el campo de las amenazas emergentes. Con esta técnica sería más rápido y más flexible el desarrollo de nuevas variedades de cultivos en el laboratorio, lo que puede llevar años, dice Blake Bextine, quien administra el proyecto en DARPA. La investigación se lleva a cabo por grupos en la Universidad Estatal de Pensilvania (Penn State), la Universidad Estatal de Ohio, la Universidad de Texas y el Instituto Boyce Thompson.

Pero en su artículo, los críticos acusan que “el programa puede ser ampliamente percibido como un esfuerzo por desarrollar agentes biológicos para propósitos hostiles y sus medios para dispersarlos”. La BWC está fuertemente redactada, prohibiendo el desarrollo de cualquier agente biológico “que no tenga justificación para fines profilácticos, protectores u otros fines pacíficos”, dice Silja Voeneky, una académica jurídica de la Universidad de Friburgo en Alemania y una de las autoras. Es difícil ver tal justificación para los Insectos Aliados, argumenta, porque el método es difícil de controlar y es poco probable que se permita en tiempos de paz. Además, hay una forma más fácil de introducir virus a las plantas: la rociado agrícola. “Si el propósito pacífico es proteger las plantas, hay todas estas preguntas sin respuesta”, dice Voeneky.

Ella y sus colegas también han creado un sitio web especial que destaca lo que ven como los problemas del proyecto y ofrecen dibujos de insectos “armados” para los reporteros que cubren el artículo. Esperan comenzar una discusión pública sobre el desarrollo de una tecnología que dicen que es inmensamente poderosa. “Si te tomas 30 segundos e imaginas todo lo que un virus modificado genéticamente pudiera hacer, especialmente si estos virus tienen la capacidad de buscar una especie en el medio ambiente y alterarla genéticamente”, dice el primer autor, Guy Reeves del Instituto Max Planck de Biología Evolutiva en Plön, Alemania.

 

Programa de Insectos Aliados
Imagen: Science

Nicholas Evans, un especialista en bioética de la Universidad de Massachusetts en Lowell que no participó en el documento, dice que desarrollar un nuevo mecanismo para diseminar armas biológicas probablemente no infrinja la BWC porque la intención juega un papel importante, y DARPA afirma que sus intenciones son pacíficas. Pero el desarrollo de la tecnología todavía podría enviar una mala señal. “El resultado más preocupante, pero menos probable es que alentará a otro estado a comenzar a invertir en armas biológicas”, escribió Evans en un correo electrónico. Países como Irán podrían ver la investigación como una razón para retrasar la reunión de BWC de este año en diciembre, dice Evans.

Bextine dice que los críticos están equivocados. “DARPA no produce armas biológicas ni los medios para dispersarlas”, dice.

James Stack, un patólogo de plantas en la Universidad Estatal de Kansas en Manhattan, que trabaja en un panel asesor para Insectos Aliados, dice que la idea no tiene sentido. “Si DARPA quisiera desarrollar armas biológicas para eludir el BWC, es más que creíble que hubieran anunciado un llamado general para que las universidades presenten propuestas para realizar la investigación”, escribió en un correo electrónico. Dijo que está decepcionado de que Science haya publicado “un artículo tan difamatorio que esencialmente no analiza la exactitud de los cargos, que no tienen fundamento”. (Un portavoz de Science dice que el artículo es de opinión sobre “hacer argumentos basados ​​en documentos públicos” y “fue revisado por expertos en el campo que conocen estos problemas”.

Aún así, Bextine y Stack reconocen que la investigación de Insectos Aliados podría ser mal utilizada. “Hay implicaciones de doble uso para casi todos los tipos de investigación realizada y para cada nueva tecnología desarrollada”, escribió Stack. “Habiendo dicho eso, este es un enfoque bastante complicado que requiere no solo experiencia con tecnologías sofisticadas, sino también un conocimiento profundo y una comprensión fundamental de los sistemas en estudio. Hay muchas maneras más fáciles de causar daño”. Sin embargo, este último “no es un argumento relevante para BWC”, dice Voeneky.

Wayne Curtis, uno de los científicos que trabajan en Insectos Aliados en Penn State, dice que el proyecto avanzará en la comprensión de cómo interactúan los virus y los insectos de las plantas, y ayudará a desarrollar nuevas estrategias de protección de cultivos. “El beneficio indirecto (que creo que supera el pequeño riesgo) es la enorme cantidad de ciencia que este programa facilitará”, escribió Curtis en un correo electrónico.

Los obstáculos científicos para el proyecto son altos. Algunos de los investigadores están considerando usar herramientas de edición de genes como CRISPR para cambiar los cromosomas de las plantas, pero Curtis cree que es poco probable que funcione. En su lugar, espera expresar genes fuera de los cromosomas. Incluso entonces, alcanzar todas las células relevantes en una planta puede ser una tarea difícil, aunque “proporcionar protección puede no requerir una infección de todas las células”, escribió. Insectoa Aliados no ha publicado artículos hasta ahora, pero Bextine dice que los cuatro equipos “pudieron probar con éxito sistemas que cumplieron con los hitos de la fase uno de DARPA”, que demuestran la expresión de un gen para una proteína fluorescente en plantas administradas a través de un virus de planta modificado.

La diferencia es que en este caso los virus no son dispersados a través de medios tradicionales, que se monitorizan y controlan con mayor facilidad, sino que DARPA pidió específicamente que se hiciera a través de insectos.

Es en este punto en el que los autores del artículo encuentran motivos para la alarma. Para empezar, “controlar la propagación espacial y taxonómica de los virus será complicado”, afirma en declaraciones a ABC Felix Beck, de la Universidad de Friburgo. Los insectos son, como es lógico, completamente impredecibles y los virus también pueden afectar a las semillas, no solo a las plantas en crecimiento. Además, a su juicio, recurrir a insectos no implica “ningún beneficio”. Habría sido “perfectamente posible” el despliegue de equipos de rociado agrícola. “La única justificación que se ha presentado en un documento público es que la fumigación requeriría una infraestructura que no está disponible para todos los agricultores, pero es difícil imaginar que en EE.UU. no esté garantizado el acceso a estos equipos ante cualquier emergencia”, explica Beck.

En su opinión, el enfoque de DARPA refleja la intención de desarrollar una tecnología ofensiva. El equipo cree que solo harían falta sencillas modificaciones en el método para generar una nueva clase de armas biológicas de acción rápida, armas que podrían destruir cualquier cultivo de un enemigo sin grandes equipos y sin la necesidad de pulverizar el agente tóxico directamente. Solo hace falta que los insectos se posen en los campos. “Podría usarse para causar daños a gran escala y potencialmente devastadores”, señala Beck. Las plantas morirían o sus semillas quedarían esterilizadas.

Fuente: Science.

Deja tu comentario

Comentarios