BLOG Cultura

Pausa a la guerra

César Daniel Nájera Collado
Pausa-a-la-guerra-UNAMGlobalR
Es simplemente destacable como, sin hablar el mismo idioma y sin ser los líderes de sus países, dos grupos de soldados pudieron ponerle pausa, al menos por algunas horas, a una batalla de Guerra Mundial
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Era una gélida víspera de Navidad en el año 1914. El teniente inglés Zehmisch ya llevaba varios meses lejos de casa, en una trinchera de Bélgica, y para no sufrir más nostalgia, había ordenado a sus hombres decorar cómo pudieran el lugar, usando árboles improvisados y luces intermitentes.

Del otro lado, a no muchos metros, un grupo de alemanes observaba desde su propia trinchera estas inusuales decoraciones, y contagiados por una especie de espíritu navideño, cruzaron a la peligrosa “tierra de nadie” que los separaba de los británicos. El vigía de estos se percató sobre la aproximación del séquito alemán, pero en lugar de disparar, como cualquier otro día habría hecho, pronunció espontáneamente:

—Merry Christmas —que es “Feliz Navidad” en inglés.

—Fröhliche Weihnachten —replicaron los alemanes, que significa lo mismo en su lengua.

El teniente Zehmisch no se quedó atrás, y salió de su trinchera con las manos en alto, acompañado simplemente de un sombrero lleno de cigarrillos para compartir. Y así, de par en par, los soldados de ambos ejércitos fueron acercándose para convivir e inclusive cantar algunos villancicos, sin importar el idioma. Lo más curioso es que, de la nada, un soldado sacó una pelota de fútbol, y con más rapidez de la que tenían para disparar armas, organizaron un partido entre selecciones. Algunos historiadores dicen que los alemanes ganaron 2 a 1, pero sin duda eso no es lo importante.

Es simplemente destacable como, sin hablar el mismo idioma y sin ser los líderes de sus países, dos grupos de soldados pudieron ponerle pausa, al menos por algunas horas, a una batalla de Guerra Mundial. Hay que darnos cuenta de nuestro poder como sociedad. La guerra es el mejor negocio para los pocos altos rangos de los gobiernos involucrados, pero tan solo respóndanme, ¿es necesario perder millones de vidas por un negocio?

La capacidad de nuestra raza me sigue impactando, y espero que usemos este gran poder para unirnos, porque confío que así, todos los días pueden ser como una fiesta de Navidad.

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: