Campus Ciencia

La Luna nació de un objeto que colisionó con la Tierra

Michel Olguín Lacunza/Diana Rojas García
Conforme el Sistema Solar ha evolucionado, cada vez hay menos objetos que colisionan contra la Tierra. En consecuencia, se ha limpiado su órbita de partículas que pudieran aglomerarse con ellas. 

Cuando el Sistema Solar se formó hace 4 mil 500 millones de años, las colisiones entre los astros fueron frecuentes. De hecho, la Luna nació porque un objeto del tamaño de Marte chocó contra la Tierra y salió materia expulsada al espacio.

Así, surgió un anillo alrededor de la Tierra, que posteriormente se aglomeró para dar origen a nuestra Luna, dijo en entrevista Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM.

La Luna es más joven que la Tierra, además, tiene una superficie cacariza debido a la gran cantidad de impactos de meteoritos que ha sufrido a lo largo de su existencia.

Nuestro planeta, a diferencia de la Luna, renueva su corteza por la tectónica de las placas, además tiene una atmósfera que ayuda a la desintegración de las partículas. En cambio, nuestro satélite natural está expuesto, de ahí sus numerosos cráteres visibles, agregó la astrónoma.

Conforme a la evolución del Sistema Solar, cada vez hay menos objetos que colisionan contra la Tierra, en consecuencia, se ha limpiado su órbita de partículas que pudieran aglomerarse con ellas.

No obstante, en ocasiones algunos asteroides chocan entre sí y lanzan fragmentos que viajan por el espacio, los cuales podrían estrellarse en la Tierra, destacó Fierro Gossman.

Finalmente, la investigadora universitaria apuntó que tenemos en nuestro planeta fragmentos de meteoritos y asteroides que han chocado contra Marte, “es por eso que tenemos meteoritos marcianos”.

Deja tu comentario

Comentarios