Cultura

Virtuosismo vocal y sensibilidad interpretativa de Javier Camarena en el cierre de IM•PULSO 2018

CulturaUNAM, Nota: René Chargoy. Fotos: Luis Nolasco

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

  • Con el concierto se celebraron los 40 años de la Orquesta Sinfónica de Minería 

 

Obertura Don Chisciotte con la Orquesta Sinfónica de Minería (OSM) y al término de ésta la entrada al escenario de Javier Camarena, suficiente para brindarle un generoso y cálido recibimiento con aplausos a granel por parte del público, reunido en la Sala Nezahualcóyotl el pasado domingo por la noche. Reconocimiento generalizado a su exitosa trayectoria en los teatros de ópera más prestigiosos del mundo.

 

Camarena presentó en el recital conmemorativo de los 40 años de la OSM parte del material que contiene su nueva producción discográfica como solista titulada Contrabandista, un álbum que rinde homenaje al tenor y compositor Manuel García (1775-1832), uno de los artistas y promotores del belcanto más significativos de principios del siglo XIX.

 

Previo a entrar de lleno al programa de aniversario y cierre del Festival IM•PULSO, el destacado tenor mexicano ofreció al público algunas referencias sobre el autor y, también, actor sevillano. Dijo que gracias a él algunas de las óperas de Mozart y Rossini se escucharon por vez primera en los Estados Unidos y México. En nuestro país vivió cuatro años y compuso parte de su obra final antes de viajar a Francia, su última residencia.

 

Inició con el aria Formaré mi plan…En mi comedia juntamente, de la ópera monólogo El poeta calculista (1805), para luego dar paso a Mais que vois-je?… Vous dont l’image, correspondiente a su célebre ópera La muerte de Tasso (1821). Le seguiría Hernando desventurado…Cara gitana del alma mía, de la ópera El gitano por amor (1829), donde lució varios sobreagudos que cimbraron a la audiencia.

 

El virtuoso Javier Camarena concluyó la primera parte del programa con Si, Ritrovarla io giuro, de la ópera de Rossini La Cenicienta, argumento por cierto no muy apegado al conocido cuento de Charles Perrault. Su espléndida técnica vocal y sensibilidad interpretativa motivó reiteradas ovaciones.

 

En la segunda parte incluyó además de un aria de García y otra de Rossini, Più dubitar mi fan questi suoi detti… entre las más apreciadas de la ópera Julieta y Romeo (1796) de Zingarelli. En ésta, Camarena dio muestra nuevamente de su poderosa y bella voz y reafirmó porqué es uno de los más cotizados tenores en el orbe.

 

Después de escucharse la muy conocida Obertura de El barbero de Sevilla, el artista originario de Xalapa, Veracruz, regaló a los casi dos mil asistentes al concierto de gala tres canciones del Manuel García, una de ellas con el registro de barítono.

 

El director artístico de la OSM, Carlos Miguel Prieto, conectó en todo momento con el cantante. Ambos, afables y sonrientes, junto con una espléndida orquesta cuarentona, hicieron de esa noche de domingo una velada musical memorable, inspirada y victoriosa.

 

Deja tu comentario

Comentarios