Campus Ciencia

Arquitecto de la UNAM triunfa en Arabia Saudita

Fabiola Méndez/Damián Mendoza
Actualmente, el artista multidisciplinario se considera un latinoamericano exitoso y orgulloso de su profesión

No dejar de soñar y cumplir con las metas que se propuso fue el incentivo del arquitecto Gabriel Sánchez Viveros para triunfar en el mundo árabe. Actualmente, el artista multidisciplinario se considera un latinoamericano exitoso y orgulloso de su profesión.

Lo invitaron a trabajar en Arabia Saudita por seis meses y se quedó 15 años, tiempo en el que consolidó su proceso creativo, el cual fue reconocido por la familia real del país de Oriente. Durante su estancia en ese país creó el Palacio de Invierno, obra arquitectónica que realizó para un príncipe árabe.

Originario de la Ciudad de México y egresado de la Facultad de Arquitectura (FA) de la UNAM, señaló que su método de investigación y creación lo aprendió en el Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Sur, donde estudió el bachillerato y continuó en la FA. “Todo mi trabajo arquitectónico de diseño y arte son interpretaciones de lo que veo, de lo que considero un estilo mexicano, diseño conceptos y los llevo a cabo”.

El trabajo del también pintor y escultor se caracteriza por integrar el proyecto arquitectónico con el mobiliario, utiliza las raíces latinas “de una América llena de cultura y color, es lo que plasmo en mis obras y con toda la gente que llego a colaborar, lo que llega a mi corazón, respetando la naturaleza para dar la oportunidad de que todo pueda lucir”.

Actualmente, trabaja para participar en la Bienal Lumen en México, la que considera una oportunidad para plasmar lo que lleva en el corazón. Para este proyecto trabaja con pigmentos de flores.

Asimismo, asistirá al concurso de arte urbano organizado por el gobierno de Guerrero llamado La arquitectura en las calles, y tendrá exposiciones en la Galería Óscar Román, salón ARTAC del Centro Cultural Jaime Torres Bodet del Instituto Politécnico Nacional.

Finalmente, exhortó a los estudiantes de arquitectura que no dejen de soñar ya que las pruebas llegan a cada momento, no hay que darse por vencidos, “siempre apuntarle al sol y a la luna”.

Deja tu comentario

Comentarios