fbpx
Cultura

“Las lágrimas de Edipo”, lágrimas por los estudiantes de Ayotzinapa

Gabriela Casas
Una lucha por la justicia

 

El dramaturgo canadiense Wajdi Mouawad escribió la obra “La lágrimas de Edipo”, inspirado en la desaparición de los 43 de Ayotzinapa (Guerrero, 2014). El autor se encontraba en México y fue testigo de las movilizaciones de sus familiares para encontrarlos y exigir justicia.

 

El autor retoma a Edipo, personaje de la tragedia de Sófocles, quién después de arrancarse los ojos y moribundo vaga en compañía de hija y hermana, Antígona. Una noche, llegan a las puertas de una ciudad envuelta en la violencia y se refugian en las ruinas de un teatro. En ese lugar una joven estudiante también busca refugio y se encuentra con los vagabundos.

 

La joven relata la muerte de Julio César, estudiante de 22 años, que fue torturado y asesinado. Después se va enterando que fueron más las víctimas. La joven asustada, llora y grita su desesperación ante la violencia ejercida por el poder, ese monstruo invencible que lo destruye todo. Edipo le dice que hay que enfrentarlo como él lo hizo con la Esfinge, que era un demonio con rostro de mujer, cuerpo de león y alas de pájaro. Pero ella le dice abatida: “la rabia ya no es suficiente, la tristeza ya no basta”, el monstruo está en todas partes y lo aplasta todo.

Con la dirección y adaptación de Hugo Arrevillaga y con las estupendas actuaciones de Mitzi Mabel Cadena (estudiantes), Vicky Araico (Antígona) y Ulises Martínez (Edipo), la puesta va dando saltos en el tiempo, de la antigua Grecia hasta nuestros días, a través de las historias que cuentan los personajes, porque a veces la obscuridad del poder no deja que las historias verdaderas lleguen, por eso, como en la antigüedad, hay que contar las historias, para que pasen de generación en generación y la verdad no se oculte, la verdad la sepan todos, siempre.

 

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: