Campus Psicodiálogos

Las mejores vacaciones de mi vida

Rina Martínez Romero*
Vacaciones-mejores-en-mi-vida-UNAMGlobal
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Los adolescentes viven cada día como si fuera un gran reto que superar. Se preparan para ir a la escuela, muchas veces para trabajar, pero nada les gusta tanto como estar de vacaciones.

 

Las vacaciones significan libertad de horarios, de obligaciones en la escuela o en el trabajo y, sobre todo, representan el tiempo ideal para no hacer nada.

 

Las voces de los jóvenes se escuchan vivaces, alegres, entusiastas y con mucho ritmo cuando hablan de sus vacaciones.

 

Los relatos cobran vida y cuando los leen…es como si los volvieran a vivir…

 

Lo mejor de mis vacaciones

 

  • “Lo mejor que me ha pasado en la vida es que salí durante estas vacaciones con la niña que más me gusta, conocimos juntos diferentes lugares, hicimos cosas que nos gustan a los dos y conocí a su familia. ¡Glup! Pasar todo el tiempo con ella era bonito ya que la iba conociendo cada vez más. Salimos muchas veces al cine y como no tenemos los mismos gustos en las películas hicimos un trato: un día veíamos una película que ella quisiera y al otro, una que yo escogiera”.
  • “Las vacaciones más felices de mi vida fueron cuando después de mucho mucho tiempo nos volvimos a reunir todos los primos de mi familia. Todos estábamos a gusto y nos volvimos a hablar algunos primos después de bastante tiempo sin hablarnos. Fue increíble, hablamos de tantas cosas y nos reímos muchísimo. Al final de las vacaciones hicimos un grupo de WhatsApp para seguir teniendo comunicación siempre”.
  • “Lo mejor de mis vacaciones fue cuando estuve con todos mis hermanos. Pocas veces tengo la oportunidad de pasar tiempo con ellos. Como eran las vacaciones de Navidad nos la pasamos haciendo adornos, usando todo lo que teníamos guardado en cajas, había botellas de plástico, pinturas, pedazos de tela, de cuando mi abuela hacía vestidos. Tomamos todo eso y pintamos las botellas y nos quedó como esos típicos árboles de Navidad. Hasta mi abuelo ayudó y para las diez de la noche ya estaban todos los adornos terminados, porque toda mi familia se interesó en ayudar. Fue hermoso.”
  • “Lo mejor de mis vacaciones es que por fin y de una vez por todas pude descansar. Podía dormir mucho tiempo sin importar la hora para levantarme. Pude ver todas las películas que quería y terminar de ver las series que no podía terminar estando en clases”.

Las vacaciones de los jóvenes se hacen inolvidables porque implican tiempo para sí mismos, para ver a su familia, a sus amigos y su pareja. El tiempo de sus vacaciones dedicado a ellos mismos o a los demás, transcurre, se vuelve infinito y se convierte en un tesoro guardado entre sus mejores recuerdos.

Los adolescentes se preparan con tiempo para sus vacaciones, las disfrutan, las viven con entusiasmo y mucha pasión. Las esperan con ansias para disfrutar caprichos, lograr metas y compartir experiencias que van desde tomar diversos riesgos hasta trabajar o tomar decisiones que muchas veces se hacen inolvidables y cambian sus vidas.

 

*Doctora y profesora Titular “C” T. C. Definitiva

Escuela Nacional Colegio de Ciencias y Humanidades, CCH-UNAM.

 

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de:
A %d blogueros les gusta esto: