Campus Comunidad

¿Si mi mascota no se aparea tendrá cáncer?

Michel Olguín Lacunza/Diana Rojas García
De acuerdo con Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield, esterilizar a tu mascota le prolongará la vida

Existen diversos mitos en cuanto a las mascotas, sus embarazos y la esterilización. Cuántas veces hemos escuchado “si no cruzas a tu perrita le va a dar cáncer”, “si los esterilizas ya no van a jugar”, “si no le consigues un compañero para cruzarse se volverá agresiva”, entre otras expresiones pero, ¿qué tan ciertas son?

Para resolver estas dudas, UNAM Global entrevistó a Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM Banfield, quien explicó que la mayoría de estos casos se tratan de “dimes y diretes”.

Uno de los mitos más difundidos es que las perras o gatas necesitan cruzarse para tener cachorros. De acuerdo con el médico veterinario, las mascotas no sienten la necesidad de tener descendencia. La necesidad de cruzarse más bien está dirigida por las hormonas.

Los animales no son como los humanos que tienen el sentimiento de querer formar una pareja y tener familia. Generalmente, esas emociones las volcamos hacia nuestros animales de compañía. No es necesario que tengan cachorros porque no lo necesitan.

De hecho, médicamente es mejor esterilizar a las mascotas. Al respecto, el experto detalló que una hembra canina esterilizada antes del primer celo tiene una probabilidad de presentar tumores de glándula mamaria del cinco por ciento.

Si pasa del primer celo, el porcentaje sube al 20 por ciento, en el tercer celo tiene un 75 por ciento y al cuarto llega al 93 por ciento. “Mientras más celos pasen, con o sin cachorros, la probabilidad de tener una glándula mamaria se incrementa, ya sean malignos o benignos”.

En cuanto a las gatas, el experto detalló que el 95 por ciento de los tumores de glándula mamaria podrían ser malignos y altamente invasivos, y generalmente a la ocasionan la muerte del ejemplar.

Otro de los mitos es que todas las mascotas deben cruzarse y de acuerdo con el experto esto no es correcto, porque en algunas ocasiones los especímenes tienen algunos defectos congénitos o no tienen las características que se buscan en una raza.

Además, existen otras particularidades que no son tan positivas y podrían heredarse, como la agresividad y la timidez. No obstante, el entorno humano termina por conformar específicamente este carácter del ejemplar.

Otra creencia falsa es considerar el pelo de los gatos como peligroso porque causa infertilidad en los humanos, y a las mujeres embarazadas les ocasiona abortos, lo cual es “completamente falso”.

En este contexto, Reyes Delgado señaló que los gatos pueden contraer un parásito llamado toxoplasma gondii y esto les ocasiona situaciones graves de salud.

Las hembras felinas embarazadas pueden abortar, pero en el caso de los humanos si se contaminan con toxoplasmosis presentan abortos o el nacimiento de infantes con defectos severos como daño cerebral o hasta ceguera.

“Es importante resaltar que este contagio no es culpa del felino, sino del humano porque es una completa falta de higiene”. El parásito se elimina por vía rectal en las heces y la mujer infectada tuvo contacto directo con esos desechos.

Reproducción o la esterilización 

Es importante resaltar que con la esterilización no sólo se habla de la parte médica, sino también social, dijo Adrián Rodríguez, director administrativo del Hospital Veterinario UNAM Banfield.

Las mascotas pueden tener desde una hasta 10 crías y los dueños deben pensar que todos ellos necesitan una familia responsable que los cuide, les brinde las mejores condiciones y no los abandonen en la calle.

La decisión de esterilizar o no a la mascota queda a consideración de la familia, pero es fundamental que lo piensen muy bien, concluyó Reyes Delgado.

 

Deja tu comentario

Comentarios