Campus Ciencia Internacional política

“Lo que pase con Colombia marcará la dinámica al interior de la región latinoamericana”

Fabiola Méndez/Francisco Medina
Fernando Neira Orjuela, investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe, señaló que un sector de la población colombiana ha manifestado la posibilidad de votar en blanco

El próximo 17 de junio se realizarán las elecciones presidenciales de segunda vuelta en Colombia, luego de que el pasado 27 de mayo ningún candidato  alcanzó más del 50 por ciento de los votos emitidos.

En los comicios del domingo, el candidato ganador gobernará por un periodo de cuatro años (de 2018 a 2022, después de que la reelección presidencial fuese eliminada por el Congreso de la República en 2015). Dicha jornada se destaca por la caída en la participación del electorado, derivado de la disminución del abanico de posibilidades, la cual se circunscribe a los aspirantes Iván Duque y Gustavo Petro, apuntó el doctor Fernando Neira Orjuela, investigador del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM.

Para el investigador un sector de la población ha manifestado la posibilidad de votar en blanco, pues “viene el proceso de las alianzas, de reconfigurar el mapa político y replantear el bando que eligen”.

Neira Orjuela explicó que, por un lado, Iván Duque tiene a su favor varios factores, uno de ellos es que en Colombia siempre han mandado los mismos sectores políticos, “los liberales y conservadores mantienen un control del poder y él representa ese tradicionalismo, representa los intereses de Álvaro Uribe, un presidente que le hereda su caudal político, aunado a que han sabido desarrollar una campaña de miedo contra el candidato de izquierda al que muestran como representante del castrochavismo y de  favorecer a la guerrilla”.

Todos estos factores llevan a un electorado poco conocedor a darle al candidato más posibilidades de ganar. “Lo que queda claro es que si llega a ganar, lo hará con tan solo el 30 por ciento de la representación de su país, una minoría”, advirtió.

Por otro lado, Gustavo Petro, el candidato opositor, representa a una izquierda desacreditada gracias a lo que ha pasado con Venezuela. “Hablar de izquierda para los sectores de oposición es hablar de Venezuela, lo que demuestra una ignorancia del devenir político en América Latina. Uruguay y otros países han tenido gobiernos izquierdistas y no se volvieron castrochavistas”.

En ese contexto, la derecha colombiana utiliza un discurso de temor pues les reditúa más. “Hablar así, y de forma tan agresiva, le cala a la población, describen un entorno que favorece un ambiente de visiones catastróficas”.

El experto en temas latinoamericanos refirió que el mundo y la izquierda han tenido que cambiar, y lo que Gustavo Petro pretende es la redinamización del campo colombiano, sector más golpeado en aquel país, “no es que los ricos dejen de ganar sino que los pobres ganen más, tiene ideas más progresistas pero sin renunciar a las inversiones privadas, sino darle representación a otros sectores, no tiene nada que ver con el socialismo sino entender las estrategias, sería un gobierno más democrático e incluyente”.

Aseguró que el panorama con la victoria de Duque sería de un mayor problema de derechos humanos, de muerte de líderes, los derechos de grupos sociales se verían restringidos, así como el control de los medios de comunicación, y habría un retroceso en el proceso de paz.

Finalmente, Neira Orjuela enfatizó que el caso de Colombia no puede verse de lejos, ya que es representativo de lo que sucede en América Latina, “de la derechización que no está llevando al desarrollo prometido, lo que pase con Colombia marcará la dinámica al interior de la región latinoamericana”.

 

Deja tu comentario

Comentarios