Ciencia NewsFeed Salud

Nuevo enfoque terapéutico potencial para tratar enfermedades relacionadas con la inflamación

Universidad de California San Diego
La aorta de un modelo de ratón con aterosclerosis que mantenía una dieta alta en grasas durante 12 meses (arriba) tiene significativamente más placas (rojo brillante) que la aorta del mismo tipo de ratón que también produce el anticuerpo E06 antiinflamatorio (abajo).

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego (UC San Diego) descubrieron que con un anticuerpo natural que se une a los fosfolípidos oxidados (OxPL) pueden bloquear la inflamación en ratones. Incluso durante una dieta alta en grasas, el anticuerpo protegió a los ratones de la formación de placa arterial, el endurecimiento de las arterias y la enfermedad hepática, y prolongó sus vidas.

Este estudio, publicado el en Nature, marca la primera demostración en un sistema vivo de que los OxPL desencadenan la inflamación y conducen a la formación de placa. Los resultados también sugieren un nuevo enfoque para prevenir o revertir una serie de enfermedades inflamatorias.

«Donde sea que tengas inflamación, obtienes OxPL», dijo el autor principal Joseph Witztum, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de UC San Diego. «No significa que OxPL es la causa, pero definitivamente juega un papel importante». Witztum dirigió el estudio junto con el primer autor Dr. Xuchu Que, científico senior de proyectos de la Facultad de Medicina de UC San Diego.

Algunos fosfolípidos (moléculas que componen las membranas celulares) son propensos a la modificación por especies reactivas de oxígeno, formando los OxPL. Este evento es particularmente común en afecciones inflamatorias como la aterosclerosis, en la que se forman placas que bloquean las arterias. Antes de este estudio, los investigadores no podían controlar la oxidación de los fosfolípidos de una forma que les permitiera estudiar su papel en la inflamación y la aterosclerosis.

Witztum, Que y el equipo, utilizaron ratones con dos atributos especiales: 1) tienen una mutación genética que los convierte en un buen modelo para la aterosclerosis y 2) generan la pieza de un anticuerpo antiinflamatorio llamado E06, que es suficiente para unirse a los OxPL y prevenir que causen inflamación en las células inmunes, pero no lo suficiente como para causar inflamación por sí mismo. Alimentaban a los ratones con una dieta alta en grasas.

Esto es lo que sucedió: en comparación con los ratones de control, los ratones con anticuerpos E06 tenían un 28-57 % menos de aterosclerosis, incluso después de un año y a pesar de tener altos niveles de colesterol. El anticuerpo también disminuyó la calcificación de la válvula aórtica (endurecimiento y estrechamiento de las válvulas aórticas), la esteatosis hepática (enfermedad del hígado graso) y la inflamación del hígado. Los ratones E06 productores de anticuerpos tenían un 32 % menos de amiloide A sérico, un marcador de inflamación sistémica.

El anticuerpo E06 también prolongó la vida de los ratones. Después de 15 meses, todos los ratones productores de anticuerpos E06 estaban vivos, en comparación con el 54 % de los ratones control.

«Mostramos por primera vez que los OxPL son verdaderamente proinflamatorios y proaterogénicos y, además, que pueden contrarrestarse con los anticuerpos E06», dijo Witztum. «Esto sugiere que las terapias que inactivan OxPL pueden ser beneficiosas para reducir la inflamación en general, y en particular en el caso de enfermedades como la aterosclerosis, la estenosis aórtica y la esteatosis hepática».

 

Deja tu comentario

Comentarios