Campus Ciencia Tecnología

UNAM participa en el proyecto astronómico internacional BOOTES

Joel Cervantes E. / Roberto Torres /Francisco Medina / Fotos: Liliana Figueroa Carrillo y David Hiriart
El telescopio Bootes-5 no sólo se utiliza para el estudio de los rayos gamma, sino también abarca proyectos de investigación de asteroides, cometas, supernovas, entre otros

El Instituto de Astronomía de la UNAM, siempre a la vanguardia tecnológica en el estudio del cielo y sus fenómenos, inauguró en noviembre de 2015 en el Observatorio Nacional Astronómico de San Pedro Mártir, Baja California, el telescopio robótico Bootes-5, instrumento que da seguimiento a los destellos de rayos gamma, las explosiones más poderosas del universo.

Dicho telescopio pertenece a la red internacional BOOTES (estaciones robóticas ubicadas en España, China y Nueva Zelanda) proyecto impulsado por el Instituto de  Astrofísica de Andalucía.

El doctor David Hiriart García, investigador del Instituto de Astronomía, señaló que los telescopios ubicados en el hemisferio norte (España, China y México) “permiten un seguimiento continuo [de los rayos gamma], es decir, la separación entre ellos es de ocho horas, de tal manera que siempre uno de ellos está del lado oscuro para poder observar estos eventos”.

Acotó que los telescopios de la red son pequeños (60 centímetros en el espejo) y trabajan a cielo abierto (no tienen un domo que se mueva) con la finalidad de que sigan rápidamente los destellos.

“Estos telescopios son muy rápidos, de hecho, tienen una velocidad de calaje de 20 grados por segundo, eso quiere decir que puede ir del este al oeste en nueve segundos”.

Asimismo, Hiriart García, especialista en instrumentación astronómica en polarización en el óptico, detalló que este tipo de instrumentos posee un “nicho de oportunidad” distinto si los comparamos con telescopios de mayor envergadura, la cual se traduce en una observación rápida —en cuanto se detectan— de los eventos de rayos gamma.

“Lo importantes es poder muestrear desde que empieza el destello invisible del rayo gamma, entonces ver cómo va abriendo su curva de brillo, porque a partir de esto puede obtenerse información. Si pensamos en un telescopio grande es más complicado que haga esto, porque tiene que moverse la cúpula, tiene que moverse un objeto mucho más masivo, etcétera”.

Detalló que el Bootes-5 no sólo se utiliza para el estudio de los rayos gamma, sino también abarca proyectos de investigación de asteroides, cometas, supernovas, entre otros. En ese sentido, los astrónomos mexicanos tienen acceso al 40 por ciento del tiempo del telescopio, además, cuentan con el cinco por ciento de los otros instrumentos de la red ubicados en territorio español, chino y neozelandés, para realizar sus investigaciones.

Finalmente, BOOTES (Burst Observer and Optical Transient Exploring System) es un proyecto de colaboración entre el Instituto de Astronomía de la Máxima Casa de Estudios, el Instituto de  Astrofísica de Andalucía, España, y la Universidad Sungkyunkwan, de Corea del Sur.

Deja tu comentario

Comentarios