Ciencia Investigación y ciencia NewsFeed Tecnología Video

Las manos paralizadas vuelven a moverse, estimulación espinal no invasiva.

Universidad de California en Los Ángeles

La capacidad de realizar tareas diarias sencillas puede marcar una gran diferencia en la vida de las personas, especialmente para las personas con lesiones en la médula espinal. Un equipo de científicos liderado por la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA), informa que seis personas con lesiones graves en la médula espinal -tres de ellas completamente paralizadas- han recuperado el uso de sus manos y dedos por primera vez en años, después de someterse a un procedimiento de estimulación espinal sin cirugías y no invasivo desarrollado por los investigadores.

Al comenzar el estudio, tres de los participantes no podían mover los dedos, y ninguno podía girar el pomo de la puerta con una mano o girar la tapa de una botella de plástico. Cada uno de ellos también tuvo grandes dificultades para usar un teléfono celular. Después de solo ocho sesiones de estimulación espinal, dirigidas por los investigadores, las seis personas mostraron mejoras sustanciales. Los participantes del estudio tuvieron parálisis crónica y severa durante más de un año, y algunos durante más de 10 años.

Desde antes de la primera sesión hasta el final de la última sesión, los participantes mejoraron su fuerza de agarre.

“Aproximadamente a la mitad de las sesiones, podía abrir la puerta de mi habitación con mi mano izquierda por primera vez desde mi lesión y podía abrir de nuevo botellas de plástico, cuando antes alguien más tenía que hacer esto por mí”, dijo Cecilia Villarruel, una de las participantes, cuya lesión fue el resultado de un accidente automovilístico 13 años antes. “La mayoría de las personas con una lesión en la médula espinal dicen que solo quieren ir al baño como una persona normal otra vez”, dijo. “Pequeños logros como abrir jarras, botellas y puertas permiten un nivel de independencia y autosuficiencia que es bastante satisfactorio y tiene un profundo efecto en la vida de las personas”.

Además de recuperar el uso de los dedos, los sujetos de investigación también obtuvieron otros beneficios para la salud, que incluyen la mejora de la presión arterial, la función de la vejiga, la función cardiovascular y la capacidad de sentarse en posición vertical sin apoyo

“En dos o tres sesiones, todos comenzaron a mostrar mejoras significativas, y siguieron mejorando a partir de ahí”, dijo el autor principal del estudio, el científico de investigación de UCLA Parag Gad.

“Después de solo ocho sesiones, pudieron hacer cosas que no habían podido hacer durante años”, dijo V. Reggie Edgerton, autor principal de la investigación y profesor distinguido de UCLA de biología integradora y fisiología, neurobiología y neurocirugía.

Los investigadores colocaron electrodos en la piel para estimular los circuitos de la médula espinal. Ellos llaman a su método “control motor de activación transcutánea” o tEmc. En la estimulación, la corriente eléctrica se aplica a frecuencias e intensidades variables a ubicaciones específicas en la médula espinal.

En las sesiones de entrenamiento, los participantes apretaron un pequeño dispositivo de agarre 36 veces (18 veces con cada mano) y mantuvieron su agarre durante tres segundos; los investigadores midieron la cantidad de fuerza que usaron. El entrenamiento consistió en dos sesiones por semana durante cuatro semanas; las ocho sesiones duraron aproximadamente 90 minutos.

“La combinación de estimulación espinal más entrenamiento con las manos les permite recuperar la función perdida”, dijo Gad. Eran menos dependientes de sus cuidadores y podían alimentarse y vestirse solos, agregó.

El estudio fue publicado en Journal of Neurotrauma.

Edgerton está buscando la aprobación de la FDA para el dispositivo de control de motores para que pueda ser utilizado por clínicas de rehabilitación y otros. El enfoque de estimulación espinal es económico, no requiere cirugía y puede usarse en comunidades pobres y países sin instalaciones médicas avanzadas, “y los efectos son de alguna manera, pensamos, mejores que la cirugía”, dijo Edgerton.

Deja tu comentario

Comentarios