Deportes

Gran exhibición de Ajedrez en Casa del Lago

Dirección General del Deporte Universitario/ Rodrigo de Buen/ Fotos: Fredy Pastrana
La Maestra cubana Lisandra Ordaz, considerada la mejor jugadora de Latinoamérica, comparte su experiencia y practica algunas partidas con los alumnos del equipo representativo de la UNAM de dicha disciplina

Como parte de las actividades que se llevaron a cabo en la Fiesta del Libro y la Rosa 2018, en la Casa del Lago “Juan José Arreola”, se conmemoraron los 100 años del natalicio del escritor, académico y editor, que da nombre a este recinto universitario, en el cual fundó también, un centro de ajedrez.

Dentro de este marco conmemorativo y de festejo, se contó con la presencia de la Gran Maestra, Lisandra Ordaz, de Cuba, quien es considerada la mejor ajedrecista latinoamericana. Ella dio la charla “Mi Vida en el Ajedrez” y después participó en un encuentro de partidas simultáneas ante 26 adversarios, entre escritores y alumnos del deporte ciencia, tanto del equipo representativo de la UNAM, como del taller de ajedrez de la propia Casa del Lago.

“En el 2012 visité por vez primera la Máxima Casa de Estudios de México. Participé en el Magno Torneo Internacional Femenino Magistral Grandes Maestras, la española Olga Alexandrova fue la ganadora del torneo, en una final bastante cerrada contra mí, donde el segundo lugar me supo a gloria. Hoy, para mí regresar a la UNAM es una excelente oportunidad de aprendizaje e intercambio con los amantes del mundo del ajedrez, estoy feliz y emocionada por este nuevo reencuentro”, dijo la ajedrecista cubana.

Durante la exhibición de partidas simultáneas en el Foro al aire libre de la Casa del Lago, Lisandra Ordaz compitió ante escritores de la talla de Homero Aridjis, Orso Arreola (hijo del maestro Juan José Arreola), Hugo Vargas (quien regaló ejemplares de su libro Fianchetto, en el cual aborda al ajedrez como una de las bellas artes) Alberto McLean, entre otros.

La nómina de ajedrecistas pertenecientes a la Asociación de Ajedrez de la UNAM, la integraron: Elvira Alarcón (con quien obtuvo tablas) y Selene Martínez de la Facultad de Ciencias, Alicia Alarcón y Fátima Ávila, de Filosofía y Letras y Karen Hurtado, de Economía.

En varones, tres alumnos le ganaron la partida: Rodrigo Montes, de la FES Aragón, Octavio Ruiz, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, y Carlos Culebro, de Ciencias. En tanto que Luis Rodríguez, de la Facultad de Ciencias y Roberto Ávila, de la Prepa 7, obtuvieron tablas.

“Fue grato y emocionante atestiguar el desarrollo de las partidas y el buen nivel de nuestros ajedrecistas. Tenemos un equipo muy competitivo y eso nos llena de ilusión para las competencias por venir, como la Universiada y Olimpiada Nacionales”, expresó Astrid Martín del Campo, entrenadora de ajedrez de la UNAM.

Durante la charla que tuvo, la Gran Maestra compartió experiencias personales de más de 20 años de carrera como atleta, enriquecidas en el contexto cubano, donde se han formado en los últimos 40 años alrededor de 50 Grandes Maestros entre ambos sexos y también, algunas reflexiones como entrenadora.

“El ajedrez es un deporte que ofrece posibilidades extraordinarias de creación. Puede ser jugado por cualquier persona, desde un niño hasta un anciano, su práctica no implica solo el logro de resultados deportivos, aporta también muchos beneficios; por mencionar algunos, ayuda a mejorar tu atención, concentración y memoria, desarrolla tu intuición e imaginación”, sostuvo.

Al final de las simultáneas, Lisandra Ordaz consiguió 13 victorias, 9 empates y sufrió 4 derrotas, tres ante chicos de la UNAM y una más ante un alumno del taller de la Casa del Lago.

Por último, les dio un mensaje a los alumnos universitarios: “Ustedes son el futuro, ustedes serán los padres, los profesionales y los científicos de mañana, por lo tanto, los exhorto a aprovechar al máximo su paso por su Universidad. En este sentido les recomiendo que estudien y practiquen el ajedrez por ser una herramienta que contribuye al desarrollo del pensamiento y a determinadas cualidades personales, importantes en la formación profesional y para la vida”, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios