Campus Ciencia

México debe actualizar constantemente su legislación genómica

Michel Olguín Lacunza/Diana Rojas García

El interés por estudiar el genoma humano surgió a inicios de 1980, 14 años después los científicos completaron la secuencia del mapa con 23 mil genes y un catálogo con más de mil 400 genes causantes de enfermedades. En algunos casos, la ciencia logró evitar ciertos padecimientos pero surgió un debate sobre si es correcto o no, y de hecho en algunos países se comenzó a legislar.

La investigación internacional Hap Map (mapa de haplotipos) que estudió tres razas (africana, asiática y europea) reveló que cada una posee factores genéticos para presentar ciertas enfermedades, dijo Juliana Virginia Navarro Lozano, profesora de la Escuela Nacional Preparatoria plantel 4 “Vidal Castañeda y Nájera”.

De hecho, estas variaciones determinan cada respuesta a los fármacos, un europeo no reacciona igual que un africano o un asiático, así, este conocimiento ha dado lugar a disciplinas nuevas como la farmacogenómica. La idea es que la medicina genómica sea más efectiva y menos costosa, con nuevos métodos predictivos y preventivos, destacó Navarro Lozano.

En el caso de México, los beneficios de la medicina genómica no se podrán importar de una población a otra. “Los mestizos mexicanos tenemos nuestra propia historia demográfica y se requiere de un estudio propio y una estrategia para la prevención y el diagnóstico”.

Legislar los nuevos descubrimientos científicos

Lourdes Camacho Guerrero, académica de la Escuela Nacional Preparatoria plantel 4, enfatizó que al surgir nuevos descubrimientos científicos éstos deben legislarse, sobre todo, si se relacionan con los derechos humanos.

Acotó que al haber un cambio dentro de las ciencias biológicas o genéticas debe existir una nueva norma jurídica, ya que uno de los objetivos del derecho es regular la conducta de la humanidad dentro de la sociedad a través de normas.

En ese contexto, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) reglamentó sobre la bioética en 1970. Nuestro país firmó el tratado internacional para cuidar el derecho universal a la vida humana, y se obliga a plantear normas jurídicas que protejan la dignidad del ser humano.

Así, en el Artículo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se menciona que el hombre y la mujer pueden engendrar los hijos que deseen tener, siempre y cuando estén informados. “No se trata de traer los hijos que la vida les dé.”

En el caso de que alguien sea estéril podría recurrir a este artículo y utilizar la ciencia genómica para tener hijos.

Asimismo, la Ley General de Salud en su Artículo 83 habla del genoma humano y lo explica desde el punto de vista legal.

“El genoma humano es el material genético que caracteriza a la especie humana y contiene toda la información genética del individuo, considerándose como la base biológica fundamental del ser humano y diversidad”.

Finalmente, Camacho Guerrero afirmó que la ciencia y la tecnología avanzan de manera constante, y por ello, es necesario actualizar la legislación genómica.

 

Deja tu comentario

Comentarios