Ciencia Galería Internacional Investigación y ciencia NewsFeed

Nueva zona oceánica, hogar de nuevas especies de peces arrecifales

Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales
Caroline Baldwin, biólogo marino del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian en la subestación Curazao, con Adriaan Schrier en el sumergible Curasub (Foto: STRI)

“Cerca del 95% del planeta Tierra se encuentra ocupada por océanos”, dice la Dra. Carole Baldwin, curadora de peces del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, autora principal del estudio y directora del Proyecto de Observación del Arrecife Profundo del Smithsonian (DROP). “Solo una pequeña fracción de este espacio ha sido explorado. Esto es comprensible en áreas a miles de millas lejos de la costa y millas de profundidad. Pero los arrecifes profundos tropicales no son paisajes estériles en el lecho oceánico: son ecosistemas muy diversos que merecen un mayor estudio. Esperamos que al nombrar esta nueva zona, llamemos la atención sobre la necesidad de continuar explorando los arrecifes profundos”.

Tras años de investigación, de expediciones submarinas en el sur del Mar Caribe, un equipo de investigadores del Instituto Smithsoniano de Investigaciones Tropicales (STRI) han encontrado una nueva zona oceánica con especies nuevas.

Con base en la fauna única de peces observada desde un sumergible tripulado en un sistema de arrecifes del sur de Curazao, los exploradores Smithsonianos definieron una nueva zona de vida oceánica, la rarofótica, entre 130 y 309 metros (alrededor de 400 a 1,000 pies) debajo de la superficie.

El papel de esta nueva zona como refugio para los peces de arrecifes menos profundos que buscan alivio del calentamiento de las aguas superficiales o el deterioro de los arrecifes de coral,  aún no está claro.

Desde el 2011, cuando comenzó DROP, más de 40 investigadores, la mayoría del Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian y el STRI, han estudiado intensamente peces e invertebrados de arrecifes profundos frente a curazao. Nombraron seis nuevos géneros y cerca de 30 nuevas especies mientras exploraban un área de 0.2 kilómetros cuadrados (200 metros cuadrados), área demasiado profunda para que penetre sufuciente luz como para soportar los simbiontes de los que dependen los corales. Sus resultados fueron publicados en la revista Scientific Reports.

Representación de peces del caribe que habitan la zona rarofótica en Curazao
Representación de peces del caribe que habitan la zona rarofótica en Curazao (Foto: STRI)

Baldwinella vivanos

Baldwinella vivanos  (Foto: STRI)

La motivación inicial para estudiar los ecosistemas de arrecifes profundos fue la disminución de la salud de los arrecifes poco profundos. Muchos investigadores se preguntan si las áreas más profundas de los arrecifes, a veces conocidas como la “zona del crepúsculo de los arrecifes de coral”, podrían actuar como refugios para los organismos de aguas someras. A medida que los investigadores del Smithsonian intentaron responder a esta pregunta, se hizo claro para ellos que los científicos solo han arañado la superficie cuando se trata de comprender la biodiversidad de los peces de arrecife.

Deja tu comentario

Comentarios