Campus Ciencia

¿Quieres dormir mejor? Esto te interesa

Direccion General de Atencion a la Salud / Ana Vilardell / Valeria Gopar / Francisco Medina
Mantener una buena postura en la cama es importante para que el cuerpo se relaje y así evitar las tensiones musculares que resintamos durante el día

Todos sabemos que practicar alguna actividad física y tener una dieta balanceada son hábitos fundamentales para llevar una vida saludable pero, ¿sabías que dormir bien es igual de importante para lograr esto?

Tener un sueño reparador traerá grandes beneficios a nuestro organismo, pues favorece las múltiples funciones corporales, ayuda a mejorar las funciones cognitivas como la atención y la memoria, favorece el buen estado del sistema inmune, protege el sistema cardiovascular, ayuda a mantener un peso corporal adecuado y contribuye al equilibrio emocional, entre otros aspectos.

Existen diversos factores que contribuyen a lograr un sueño reparador en la noche y uno de ellos es la postura al dormir. Mantener una buena postura en la cama es importante para que el cuerpo se relaje y así evitar las tensiones musculares que resintamos durante el día.

Por eso te daremos algunas recomendaciones para mejorar tu postura al dormir, sin embargo, primero te mencionaremos lo que debe prevenirse.

La posición boca abajo es la peor postura que podemos adoptar al dormir, ya que se modifican las curvaturas normales de la columna vertebral, especialmente, de la columna lumbar. Esta posición genera mayor presión sobre el corazón y obliga al cuello a mantener una postura forzada de lado, además, la cara debe liberarse para poder respirar. Por esta razón, despertamos con dolor de cuello o con la típica tortícolis.

La mejor posición para dormir es boca arriba, en esta posición respetamos la curvatura normal de la columna y permitimos que todas las estructuras del cuerpo se encuentren más alineadas entre sí. Lo recomendable es usar un cojín debajo de la rodillas, para que éstas descansen en una posición de ligera flexión y no queden completamente extendidas sobre la cama. Esto permitirá descansar la región lumbar y las caderas.

Debemos considerar a la almohada bajo la cabeza como un tema importante, pues ésta no debe ser muy alta y tampoco muy baja. Asimismo, dormir sin almohada no es una buena opción. Lo ideal es que la almohada sólo abarque el espacio que queda entre los hombros y la nuca.

Dormir de lado también es una buena opción. Lo recomendable es hacerlo con una almohada que dé soporte al espacio que queda entre el hombro y la oreja, y utilizar una segunda almohada que quede entre las rodillas. De esta manera, evitaremos que éstas choquen entre sí, mantendremos las piernas alineadas con el tronco y eliminaremos tensión en la cadera.

Finalmente, si se duerme de lado se recomienda abrazar una almohada para que el hombro quede alineado con el tronco. La Dirección General de Atención a la Salud de la UNAM te comparte estas simples recomendaciones para que tu cuerpo descanse mejor cada noche, y recuerda #pumasporlasalud.

Hacernos más conscientes de nuestra postura y nuestro cuerpo nos permitirá adquirir hábitos más saludables y disfrutar de una mejor calidad de vida
www.unamglobal.unam.mx

 

Deja tu comentario

Comentarios