Ciencia

Universitarias promueven la vocación científica

Fabiola Méndez/edición: Damián Mendoza
"Las mujeres cada vez están tomando mejores posiciones, pero la perseverancia es lo que llevará al éxito a las niñas"

Reconocer el trabajo de las universitarias que han sobresalido en la docencia, investigación y difusión de la cultura enorgullece a María Emilia Beyer, académica de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia  de la UNAM. Afirma que “el que hoy me haya tocado a mí, me llena de una enorme responsabilidad para trabajar por las mujeres y niñas de México”.

Para la bióloga y divulgadora científica, galardonada con el reconocimiento Sor Juana Inés de la Cruz 2018, venir de un área de la ciencia donde la representación de mujeres es escasa, la obliga a promover  la vocación científica en las niñas, “que sepan que sí pueden ser las biotecnólogas, astrónomas y matemáticas del futuro, pero les están faltando modelos a seguir y este premio pone a muchas mujeres en el estrado que pueden ser esos modelos”.

Para Magdalena Hernández Ortiz, del Centro de Ciencias Genómicas de Cuernavaca, una de las 82 universitarias distinguidas, la Universidad da muestra del avance que tiene en cuanto a equidad. Pertenece al Laboratorio de Protónica, “parteaguas en esa área del conocimiento”. Coincide en que muchos le tienen terror a las ciencias bioquímicas y exactas pero “es un área de continuos retos, la ciencia avanza y hay que actualizarse y las niñas tienen que vencer su miedo a las ciencias exactas”.

Advierte que las mujeres cada vez están tomando mejores posiciones, pero la perseverancia es lo que llevará al éxito a las niñas, en cualquiera de las áreas que se quieran dedicar ¡es posible!, asegura.

Monserrat Bizarro Sordo del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM), señala que recibir el premio es muy satisfactorio, en su caso porque tuvo que equilibrarlo con el rol de ama de casa. Es física, trabaja en el departamento de materiales de baja dimensionalidad del IIM, investiga sobre la fotocatálisis, método que puede aplicarse para revertir los contaminantes en agua, como fármacos, colorantes, plaguicidas, y muchos de los compuestos que no son biodegradables en las plantas de tratamiento convencionales; además por aprovechar la luz del sol, será un sistema más sustentable y amigable con el ambiente para tener mejor calidad del agua.

Por su parte, Citlali Sánchez Aké, del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico, señala que a pesar de que las mujeres representan menos del 20 por ciento en el área de las ciencias exactas, las niñas se deben dejar llevar por el gusto, “no se intimiden porque somos menos, decidan estudiar carreras científicas”.

Deja tu comentario

Comentarios