Nacional NewsFeed

En México la raza es un instrumento de discriminación social

Notimex

En México el color de la piel sigue siendo un instrumento de discriminación social, afirmó en la Universidad de Toronto el historiador y antropólogo Federico Navarrete, investigador de la UNAM.

El autor del libro “México racista, una denuncia” fue invitado por el Departamento de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Toronto para hablar sobre el racismo en Latinoamérica.

Con base en varios estudios en la materia Navarrete señaló que el sector privado suele ser más discriminatorio que el sector público.

“La raza es un instrumento de discriminación social”, afirmó el investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y también autor de “Los pueblos indígenas del México contemporáneo” (2008), “Las relaciones interétnicas en México” (2004) y “Alfabeto del racismo mexicano” (2017).

“En México la discriminación racial siempre se combina con otras formas de discriminación, como de clase, de género, idioma, cultura, religión”, dijo en entrevista con Notimex.

El racismo nunca existe puro, siempre está mezclado con otro tipo de discriminación, sostuvo.

Agregó que concretamente en México la existencia de todas estas formas de discriminación “tan brutales” afecta gravemente a amplios sectores de la población porque “reduce las oportunidades educativas, reduce el acceso a la salud y las posibilidades de mejoría social”.

Navarrete advirtió que el racismo “es uno de los aspectos más graves en nuestra comunidad social en el presente, que si no lo combatimos frontalmente, va a impedir que México sea realmente democrático y seguirán los niveles de desigualdad y violencia que vivimos ahora”.

El historiador mencionó que sí se han dado pasos importantes para combatir la discriminación, como la ley respectiva, aunque consideró que a más de 15 años de vigencia de la ley contra la discriminación no le da fuerza a las autoridades para combatirla y en muchos casos no se aplica.

“La ley contra la discriminación se podría aplicar contra la televisión perfectamente, pero el problema es que no se aplica, quizá porque los políticos le tienen miedo a los medios”, dijo.

En su opinión, la campaña contra la discriminación debería empezar por los medios de comunicación.

“Deberían aplicarse herramientas legales para obligar a los medios a dejar de ser racistas. Generalmente los medios excluyen a quienes no son blancos, aunque se trate del 80 por ciento de la población del país, es un racismo que no se explica por libertad de expresión ni por propiedad privada y es ilegal”.

Aplicar la ley contra la discriminación a los medios de comunicación sería recordarles un deber que tienen hacia la sociedad, dijo el historiador y antropólogo.

Respecto a lo que se está haciendo a nivel escolar, el investigador indicó que “lamentablemente”, en las escuelas no se ha hecho una intensa campaña para enseñar a los niños a no ser racistas.

“Necesitamos implementar una educación antirracista desde los primeros años de la escuela y hacer una reflexión sobre las prácticas sociales que perpetúan la discriminación”, dijo.

Enfatizó que la meta es lograr que “el color de la piel no determine cómo te tratan o cómo tratas a las personas”, sin olvidar las otras formas de discriminación.

“El juzgar a los mexicanos por el color de su piel es una práctica muy arraigada en nuestra idiosincrasia, pero no es tan difícil de desarraigar con una educación y reflexión crítica al respecto”, señaló Navarrete.

Deja tu comentario

Comentarios