Campus Universidades

Fin de DACA significaría una pérdida de 8.6 billones de dólares por impuestos

Pedro Rendón

·       Académica estadounidense habla en la IBERO de la ‘Situación de los jóvenes migrantes en Nueva York’

El fin de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que beneficia a los migrantes indocumentados que ingresaron antes de los 16 años de edad a Estados Unidos, los llamados dreamers, significaría una pérdida de entre 55 y 80 millones de dólares al estado de Nueva York, por falta de pago de impuestos.

Así lo dio a conocer en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México la doctora Isabel Martínez, coordinadora de la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos en John Jay College of Criminal Justice, institución de educación superior estadounidense, perteneciente a The City University of New York (CUNY).

Si se considera al total de los migrantes indocumentados que no son favorecidos por el DACA, las pérdidas económicas para Nueva York ascenderían a 8.6 mil millones de dólares, agregó la socióloga Isabel Martínez, al hablar de la ‘Situación de los jóvenes migrantes en Nueva York’.

En su ponencia, que acudió a impartir por invitación del Instituto de Investigación para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE) y el Observatorio de Salarios, ambos de la IBERO, la estadounidense mencionó que los migrantes en NY con DACA contribuyen con 140 millones en impuestos estatales y locales; derivado de que al tener más estudios tienen mejores empleos, mayores ingresos (6% son dueños de sus propios negocios) y éstos les permiten comprar más bienes.

Al hablar de los dreamers, Martínez, fundadora y coordinadora de ‘Jóvenes no acompañados de Latinoamérica’ en John Jay College of Criminal Justice, dijo que los soñadores son jóvenes que crecieron más como estadounidenses que con la idiosincrasia de sus países de origen, la mayoría se gradúan de la preparatoria, no trabajan hasta la adolescencia y no han cometido delitos graves, por lo que se les considera “de buen carácter moral”.

Y según el New York Times, el dreamer típico es mexicano, llegó a los Estados Unidos a los 6 años de edad y vive en Los Ángeles, dijo Martínez, quien añadió que 74% de los dreamers de todo EU son mexicanos.

DACA, un limbo

Desde hace 17 años, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia busca eliminar la posibilidad de que los migrantes indocumentados sean deportados; pero “no es un camino a la ciudadanía, siempre ha sido algo temporal para que ellos puedan trabajar”. Por eso Martínez afirmó que la Acción Diferida “es totalmente un limbo, no hay ninguna manera en que ellos puedan usar ese DACA para sacar su ciudadanía”.

En cuanto al Dream Act (Ley de fomento para el progreso, alivio y educación para menores extranjeros), la académica de EU comentó que a nivel estatal se encuentra con posturas a favor y otras en contra de los migrantes. “Aunque las  leyes estatales no pueden proteger, ni demandar deportación, sí pueden afectar sus vidas de maneras clave, específicamente en el acceso o no a la universidad, y también en las cantidades que cobran por matricularse”.

Aunque en la Unión Americana los migrantes indocumentados no son acreedores a ayuda financiera federal para realizar estudios universitarios, sí pueden acceder a apoyo económico de algunos estados, y al menos 18 de éstos ofrecen libre acceso a la educación superior, en términos de no pedir su estatus legal, sólo tienen que comprobar que residen en ese estado.

En el caso específico de NY, las universidades sí permiten el ingreso a los indocumentados, pero el estado no les brinda ayuda económica, “esto afecta a los cuatro mil 500 neoyorquinos indocumentados que se gradúan cada año de preparatoria, entre quienes sólo 5 y 10% entran a la universidad, la mayoría en las universidades técnicas o de dos años”, las cuales tienen colegiaturas más bajas.

De los 138 mil migrantes indocumentados que llegaron a NY antes de cumplir 18 años sólo 30 mil tienen DACA, y 45% de éstos están registrados en estudios universitarios, la mayoría en escuelas públicas y en carreras de dos años de duración.

Sueño o pesadilla

Los dreamers son identificados como ‘migrantes buenos’ por 84% de los demócratas, 69% de republicanos y 80% de toda la población estadounidense, que apoyan el que se les deje quedar en Estados Unidos y algunos incluso que se les dé la ciudadanía.

No obstante, los dreamers están viviendo una pesadilla de incertidumbre, cada día con más agresiones en contra de los migrantes. “Hemos tenido casos de dreamers detenidos por infracciones menores y por acusaciones falsas, incluyendo la sospecha de ser parte de una pandilla”.

En algunos casos, la protección que les brinda el DACA ha sido revocada inmediatamente al ser detenidos, “y casos de deportación contra ellos han empezado”; lo que ha provocado que varios dejen sus estudios para ponerse a trabajar “para que si son deportados tengan dinero para vivir en su país de origen”.

Proyecto internacional

El doctor Miguel Santiago Reyes Hernández, director del Observatorio de Salarios e investigador del EQUIDE, explicó que la visita de la Dra. Isabel Martínez a la Universidad Iberoamericana Ciudad de México se dio como parte de un proyecto interdisciplinario e interinstitucional entre la IBERO CDMX, la IBERO Puebla, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, la Universidad de Fordham (institución jesuita en NY) y John Jay College.

En este proyecto, académicos-investigadores de las instituciones mencionadas están investigando el circuito migratorio Puebla-Nueva York, toda vez que la mayor parte de los mexicanos que están en NY son poblanos.

Martínez en lo personal está a buscando medir las condiciones de vida, como bienestar, pobreza, oportunidades de trabajo de los jóvenes, derechos de la población migrante y cómo ha cambiado su situación política durante la presidencia de Donald Trump.

Deja tu comentario

Comentarios