Cartelera Cultura

Tepeyac se presenta en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería

Mina Santiago/Cultura UNAM
El filme fue restaurado digitalmente por la Filmoteca UNAM y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas

En 1917, el escritor José Manuel Ramos y su amigo, el pintor Carlos E. González, emprenden una aventura. Con escasos conocimientos de cinematografía y con un equipo modesto, filman Tepeyac, una de las primeras películas de ficción que habla sobre una leyenda religiosa tradicional: la virgen de Guadalupe.

La película que da cuenta de este mito, surge en un momento álgido para el país ya que en ese mismo año se discutía y promulgaba una nueva Constitución, tras la lucha civil más importante de México. A cien años de su filmación, la cinta restaurada digitalmente por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas y la Filmoteca UNAM, se proyectará el próximo jueves a las 17 horas en el auditorio Bernardo Quintana, como parte de la 39 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

Tepeyac es uno de los pocos largometrajes de cine silente del país que aún se conserva completo, está basado en el texto La fiesta de Guadalupe del escritor Ignacio Manuel Altamirano y en la historia sobre las apariciones marianas con base en la versión del presbítero Luis Becerra Tanco, aseguró Albino Álvarez, subdirector de Rescate y Restauración de Filmoteca UNAM, quien coordinó el proyecto de restauración digital.

Paralelamente, el filme cuenta la historia de Guadalupe Flores y su prometido Carlos Fernández, un diplomático que debe viajar a Europa. Luego de despedirse, Guadalupe se entera de que el barco en que viajaba su prometido ha sufrido un accidente y recurre a la Virgen de Guadalupe para que éste sobreviva.

El largometraje resguardado por Filmoteca UNAM, contiene gran valor histórico, ya que en una de las escenas se representa una procesión que va rumbo al Cerro del Tepeyac y se observa el estandarte original que usó el cura Miguel Hidalgo en 1810, y por otro lado es una obra que estéticamente da cuenta de un periodo cinematográfico en que apenas se estaban generando las primeras productoras, explicó Álvarez.

Además de la relevancia por el tema que se aborda sobre las apariciones guadalupanas que fue asunto de debate en aquellos días, debido a la notoriedad del culto, que ya era de gran importancia social, y a las restricciones que la constitución planteaba en la relación entre religión y educación.

La restauración

El soporte original de la película, bajo el resguardo de Filmoteca UNAM, era de nitrato de celulosa de un duplicado positivo, que se encontraba en mal estado, presentaba rayas, manchas por la base y la emulsión, así como pegadras evidentes y variaciones de luz intensa.

La restauración digital de Tepeyac se llevó a cabo en 2016 como parte de un acuerdo entre la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas y Filmoteca UNAM con el objetivo de preservar la memoria fílmica.

En el proceso participaron más de 20 personas y se restauraron 49 mil 110 fotogramas, que fueron limpiados de forma manual, de los cuales 107 eran intertítulos, en los que se usó la misma tipografía, respetando los originales. Las diferentes etapas para realizar la tarea de restauración fueron: estabilización, flickr, limpieza de automáticos de manchas blancas y negras, remoción de scratch y corrección de color.

Para esta versión, Filmoteca UNAM propuso a José María Serralde, director del Ensamble Cine Mudo que realizara la composición musical con el fin de enriquecer la experiencia cinematográfica.

 A partir de estudios y re interpretaciones de la música en aquella época, Serralde optó por construir armonía con el piano, a partir de revisiones y re interpretaciones de la música y elementos de aquella época.

Deja tu comentario

Comentarios