Ciencia

El ‘control freak’ entre átomos y luz

Kelly Tovar/Instituto de Física UNAM
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Decidió que estudiaría física en dos horas. La eligió sin pensarlo demasiado y por recomendación de un amigo, y ahora 14 años después de su decisión precipitada, Asaf Paris Mandoki sabe que no se equivocó. “La carrera me encantó y cada vez me gusta más. Fue una suerte que yo estudiara física”, dice el hoy investigador del Instituto de Física de la UNAM.

Asaf, quien se autodenomina como un control freak, desarrolló desde niño la curiosidad por saber qué conformaban a las cosas; empezó por jugar y reparar aparatos y, años más tarde, ya en preparatoria, comenzó a desarrollar un gusto especial por la programación, que mantuvo hasta que entró a la carrera de Física, en 2004.

Durante la licenciatura, había pensado especializarse en computación cuántica ya que quería hacer algo que relacionara a la física con la programación, sin embargo, terminó programando su camino académico hacia la física atómica.

“Me gustan los procesos de cómo interactúa la luz con la materia y eso tiene muchas aplicaciones en computación cuántica, este campo me pareció más rico, amplio y más interesante”, contó a Noticias IFUNAM.

En computación cuántica, para transportar información, es muy importante la óptica cuántica, ya que la luz es un buen portador de información, sin embargo, es muy difícil procesar información que está almacenada en la luz, de ahí el interés en las interacciones entre luz y átomos.

En busca del BEC mexicano

Después de terminar la licenciatura, continuó sus estudios en diferentes universidades del extranjero: hizo el doctorado en la Universidad de Nottingham del Reino Unido donde ayudó a construir un aparato para hacer gases ultra fríos de mezclas entre un fermión y un bosón (en este caso entre fermión litio 6 y bosón cesio 133) y un posdoctorado en la Universidad de Stuttgart de Alemania. Los últimos meses de su estancia posdoctoral los realizó en Dinamarca.

En Nottingham “logramos hacer el primer condesado Bose-Einstein (BEC) del grupo recién formado en el que trabajé en el doctorado”, comenta, orgulloso, el investigador. El BEC fue predicho por quienes le dieron nombre: Satyendra Nath Bose y Albert Einstein en 1924 y 1925. Se forma a partir de un gas de densidad extremadamente baja que se enfría a temperaturas ultrabajas.

Actualmente existen muchos lugares en donde se ha podido observar experimentalmente un BEC a partir de distintos gases. Sin embargo, nunca se ha logrado en México. Eso es lo que busca lograr Jorge Seman, un miembro del Laboratorio Nacional de Materia Cuántica (LANMAC) del IFUNAM del que Asaf es el miembro más reciente. Asaf constuirá su experimento al lado del de Seman, con quien colaborará para que logre este objetivo.

Súper ideas para un súper átomo

En el 2017, Asaf se integró como investigador en el Instituto de Física con el objetivo de generar interacciones más fuertes entre átomos y luz.

“El hecho de lograr una interacción muy fuerte nos abre muchos prospectos de poder manipular a la luz y los átomos a mucho detalle”, comenta.

Lograrlo, sin embargo, no es fácil. La idea básica de su experimento es colocar una nube de átomos en una cavidad formada por dos espejos de manera que el ir y venir de la luz en la cavidad amplifique la interacción. El problema que ha encontrado es que la luz queda atrapada en la cavidad.

Para resolverlo, el investigador está desarrollando un súper átomo, un sistema donde se tienen muchos átomos que interactúan fuertemente entre sí. Al observar y controlar esta interacción, Asaf puede hacer que se comporten como un solo átomo.

Si logra colocar el súper átomo dentro una cavidad que no sea tan reflejante, la luz no quedaría atrapada y así podría observar la luz al interactuar con los átomos.

Mientras tanto, el investigador divide su tiempo entre los experimentos en el LANMAC y sus ratos de esparcimiento que los dedica a leer novelas psicológicas como Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay; escuchar a su banda de cabecera: Los Beatles; y continuar con su pasatiempo de armar cosas, en electrónica y carpintería.

Para el joven investigador, es crucial que los estudiantes de física se involucren en los grupos de investigación para tener un conocimiento más actualizado pero también reconoce que hay muchas más áreas laborales para los físicos. “No quiere decir que si eres físico necesariamente vas a trabajar en un laboratorio y estar en la academia, puedes hacer cosas de economía o cosas en la industria diseñando herramientas”. Ese, quizás, es el resultado de estudiar física, que el mismo conocimiento del Universo abre tu propio universo de posibilidades.

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: