Campus Ciencia Cultura

La lengua no se protege, se protege al hablante

Fabiola Aviña y Rodrigo Lovera/PUIC
Se requiere de acciones para que la lengua tenga un espacio social dónde cumplir su función y desarrollarse

En 1999 fue proclamado el 21 de febrero como Día Internacional de la Lengua Materna por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), el cual conmemora el movimiento estudiantil que demandaba el reconocimiento de la lengua bengalí.

De acuerdo con el Catálogo de Lenguas Nacionales del Instituto Nacional de las Lenguas Indígenas, en México se hablan 374 variantes dialectales y alrededor de 64 están en peligro de extinción.

México es un país multicultural y plurilingüe, características esenciales para comprender que, la constitución reconoce a los pueblos indígenas y demanda desarrollar un espacio para las lenguas indígenas en la sociedad.

Se requiere de acciones para que la lengua tenga un espacio social donde cumplir su función y desarrollarse. El problema de la lengua no es su reconocimiento, su protección o su rescate; la lengua no se protege, se protege y rescata al hablante, expresó el etnólogo José del Val Blanco, director del Programa Universitario de Estudios de la Diversidad Cultural y la Interculturalidad (PUIC) de la UNAM.

El PUIC ha propuesto diversas acciones para que la lengua tenga un espacio social dentro y fuera de la universidad para su desarrollo, en el ámbito literario la publicación del Diccionario del Náhuatl en el Español de México, coordinado por Carlos Montemayor, y la instalación del Festival de Poesía Las Lenguas de América, “donde se ponen las lenguas en un nivel de equidad”.

“¡Que se abra el espacio para la diversidad en este país!” concluyó José del Val.

 

Deja tu comentario

Comentarios