Humanidades NewsFeed

Pese a las leyes, México sí discrimina a la comunidad LGBT

Omar Páramo/Francisco Medina
México ocupa el segundo lugar en el mundo en crímenes de odio por homofobia (sólo es superado por Brasil)

Pese a tener leyes para proteger a las personas con orientación sexual diferente, México ocupa el segundo lugar en el mundo en crímenes de odio por homofobia (sólo es superado por Brasil), además de que en el país siete de cada 10 personas del colectivo LGBT son discriminados y el 75 por ciento enfrenta hostilidades en el ámbito laboral, lo que nos muestra una escisión entre lo que dice la legislación y la realidad cotidiana, señaló Laura Ivonne Vélez Monroy.

Aún nos falta largo trecho para decir que somos una sociedad inclusiva; para acercarnos a ese ideal lo mejor que podemos hacer es tender puentes, añadió la doctora en Ciencias Políticas y Sociales por la UNAM, quien fungió como investigadora de LGBT+. Identidad, Amor y Sexualidad, exposición temporal que estuvo hasta mayo en el Museo Memoria y Tolerancia (MyT).

A decir de Vélez Monroy, la mayoría de las veces esta discriminación se da no por maldad, sino por ignorancia, y por ello esfuerzos como éste son pasos para lograr mayor entendimiento sobre un tema considerado por muchos tabú. “Justo eso buscamos, abrir el diálogo y mostrar que, si nos acercamos sin prejuicios al otro, podemos ver que a quien creemos diferente no lo es tanto”.

Temas como la familia, identidad de género u orientación sexual son desglosados en cada una de las ocho salas de la muestra, así como las conquistas de esta comunidad en México, como que nueve estados contemplen el matrimonio igualitario en sus leyes (CDMX, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Colima, Michoacán, Morelos, Nayarit y Quintana Roo) y que en tres más se haya eliminado la prohibición del matrimonio gay (Chiapas, Jalisco y Puebla).

Sin embargo, como se denunció en la exposición, los avances palidecen ante la magnitud de los pendientes, como el de que del total de crímenes contra la comunidad LGTB denunciados ante el MP, el 98 por ciento no recibe averiguación previa, o que en el sistema penitenciario capitalino, las mujeres trans son consideradas hombres y recluidas en penales varoniles, lo que representa un atentado hacia su identidad e incluso contra su integridad física.

Estamos lejos de considerar a México es un país amigable con las personas gays, transexuales o lesbianas, pues hay lugares que tienen el cuestionable título de ser ejemplos de conservadurismo como Guanajuato, donde se violan sistemáticamente los derechos de quienes optan por otras opciones de vida, apuntó Vélez Monroy.

“Poco a poco se han ido dando conquistas, como el que haya sitios donde las parejas del mismo sexo puedan adoptar, y también cada vez es más frecuente ver que las legislaciones se modifican para proteger y promover el respeto a estos colectivos, aunque con frecuencia lo estipulado en el papel y la realidad, difieren. El escenario ideal será cuando las leyes y la sociedad caminen a la par; sin embargo, todavía estamos lejos de eso”.

Promover nuevas actitudes desde la infancia

Una de las iniciativas que se desprenden de esta muestra es la de hacer llegar a la Secretaría de Educación Pública una petición para que en los libros de texto gratuito se incluyan temas relacionados con la diversidad sexual a fin de fomentar en las nuevas generaciones un ánimo mucho más abierto e inclusivo.

“Muchas veces la discriminación está basada en la ignorancia y para modificar esto es clave comenzar con los niños, por ello estamos acompañando esta iniciativa junto a la Fundación México Vivo y de la mano de todos aquellos que se nos quieran sumar compartiendo en redes el hashtag #PorUnMéxicoSinClósets”, explicó Laura Vélez.

Para la también académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y del TEC de Monterrey —“pero no en este semestre”—, con esta estrategia buscan llevar este mensaje más allá del museo y contactar a los jóvenes, “pues son la clave para construir un país inclusivo. Movernos en las redes sociales es hablar su lenguaje y justo eso necesitamos, entablar cada vez más diálogos”.

Desde su inauguración LGBT+. Identidad, Amor y Sexualidad ha roto récords de asistencia y modificado la receptividad de algunas personas hacia el tema, como compartió la curadora de la muestra, Linda Atach, al festejar que uno de los visitantes le externó que al principio entró con sus reticencias usuales al tema, pero al final estaba dispuesto a reconsiderar muchas cosas.

“Aunque estamos en el Museo Memoria y Tolerancia, nuestra esperanza es no quedarnos en la tolerancia, sino pasar a lo inclusivo. Ir hacia adelante en este punto es avanzar todos como sociedad”.

Deja tu comentario

Comentarios