Campus Comunidad

Gobierno, especialistas y sociedad civil deben trabajar juntos para mitigar la contaminación ambiental

Michel Olguín Lacunza / edición Francisco Medina
“Tenemos grandes problemas ambientales en todos los sentidos que nos llevarían horas y horas desmenuzar”

La problemática ambiental de la Ciudad de México abarca múltiples aristas, desde la contaminación ambiental hasta las dificultades con el abastecimiento del agua. Por ejemplo, los habitantes de la delegación Iztapalapa sufren por su escasez y en otras delegaciones existe un desperdicio inaceptable, así lo dijo Luis Zambrano González, secretario ejecutivo de la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel (REPSA) de la UNAM.

Zambrano González aseguró que tenemos graves problemas por la pésima movilidad, porque hemos confiado todo al automóvil y esto no resolverá el conflicto, sino que al contrario, aumenta el tráfico e incluso la contaminación en la ciudad.

El también investigador del Instituto de Biología de la UNAM mencionó que otro caso es la tala de árboles, realizada para aumentar las vialidades de los automóviles, una grave situación porque son aquéllos los que brindan oxígeno, reducen la contaminación y además regulan la temperatura.

A su vez, las autoridades no han planteado medidas de mitigación para el cambio climático, que a futuro generará grandes inundaciones en la parte norte y oriente de la ciudad.

“Tenemos grandes problemas ambientales en todos los sentidos que nos llevarían horas y horas desmenuzar”.

¿Qué hacer?

De acuerdo con el especialista, todos somos responsables y fundamentalmente el gobierno debe trabajar en políticas públicas, pero también los académicos, quienes saben hacia dónde debe ir la sociedad y los ciudadanos deben participar porque ellos son quienes viven esas políticas públicas.

Zambrano González refirió que necesitamos un factor fundamental: que los gobiernos entiendan que deben escuchar a la sociedad civil y a los académicos. “Debemos olvidarnos de los programas verticales donde el jefe siempre tiene la razón”.

Finalmente, apuntó que la autocrítica siempre es buena y la confrontación no es mala si se hace con respeto, porque genera nuevas ideas.

Deja tu comentario

Comentarios