Campus Ciencia Cultura Humanidades Nacional Video

¿Son fieles los mexicanos?

Myriam Nuñez / Andrés Otero / Farrah de la Cruz
No hay reglas claras en lo que a límites se refiere. Una mirada, un abrazo, un baile o hasta un comentario “subido de tono” podrían ser considerados como una infidelidad leve

 

Acerca de la palabra amor, la Real Academia Española refiere en su primera acepción: sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.

Sin duda, el amor es un concepto que escapa a una interpretación sencilla. Catalogado en ocasiones como un sentimiento o emoción, y descrito en otras como una necesidad o instinto básico del ser humano, podría decirse que el amor es una variedad de estados mentales y emocionales que abarca diversos actos y formas, siempre en función de las relaciones interpersonales.

A pesar de su naturaleza abstracta, el amor puede clasificarse en distintos tipos o manifestaciones: el amor propio, amor filial, amistad, devoción (que denota un carácter religioso), amor platónico, amor romántico y amor sexual.

Con el amor romántico nos encontramos ante el proceso expresivo de atracción hacia otra persona, con especial interés en establecer una intimidad emocional por encima de una sexual. Por el contrario, cuando hablamos de amor sexual, la prioridad motivacional se encuentra en las actividades, objetos, necesidades, deseos e impulsos sexuales.

¿Qué pasa cuando el deseo sobrepasa al romanticismo? ¿Se puede amar a una persona y desear a otras? La infidelidad es percibida como la ruptura del acuerdo afectivo o sexual entre dos personas, de manera casual o continua. Pero en realidad, lo que constituye un acto de infidelidad lo determinarán los límites establecidos —explícita o implícitamente— por cada pareja en su entorno y contexto particular.

No hay reglas claras en lo que a límites se refiere. Una mirada, un abrazo, un baile o hasta un comentario “subido de tono” podrían ser considerados como una infidelidad leve.

¿Son fieles los mexicanos?

Soledad, insatisfacción, aburrimiento, venganza, abandono, curiosidad, son algunos de los motivos referidos con mayor frecuencia como las principales preocupaciones dentro de las relaciones monógamas.

De acuerdo a un estudio realizado por la Universidad del Valle de México, en el que se encuestó a 643 cibernautas sobre infidelidad y pareja:

-El 57% confesó haber cometido infidelidad emocional o sexual contra el 43% que respondió nunca haber sido infiel

-Sin embargo, el 89% opinó que bajo ninguna circunstancia se justifica la infidelidad

-Para el 85%, es más importante tener dinero que fomentar o tener una familia

-El 74% dejaría a su pareja por una buena oportunidad laboral

-El 55% prefiere tener éxito en su relación de pareja que en su vida profesional o laboral

Deja tu comentario

Comentarios