Campus Comunidad Humanidades Música Sociedad

Reconocen valor ante la vida de jóvenes universitarios

Mirtha Hernández / Francisco Medina
Esperanza Bethsabe Ortega Juárez, Laila Guadalupe Torres Torres, y José Isaías Rodríguez Librado comparten el valor para hacer frente a las adversidades y buscar alcanzar sus sueños

Esperanza Bethsabe Ortega Juárez, Laila Guadalupe Torres Torres, y José Isaías Rodríguez Librado, comparten el amor por la UNAM, pero sobre todo, su valor para hacer frente a las adversidades y buscar alcanzar sus sueños.

Esperanza nació con un diagnóstico reservado pues el glaucoma y la rubeola pusieron su vida en riesgo. Los médicos le daban tres meses de vida, pero gracias a los cuidados de su madre y la atención médica oportuna la mantuvieron con vida.

Este año la joven débil visual obtuvo la presea Ingeniero Bernardo Quintana Arrioja en la categoría de Valor pues ha logrado hacer frente a sus problemas de salud y destacar en los estudios.

En la secundaria sobresalió en la música y ganó el segundo lugar en el recital de poesía coral “Benito Juárez”, además de obtener el mejor promedio de su generación. También participó en concursos de simulación de debates de la Organización de las Naciones Unidas y destacó en matemáticas y física.

Su interés por la lectura la hizo acreedora a un segundo lugar en un concurso de lectura en voz alta. Hoy, desea  continuar con sus estudios de flauta transversa y cursar la licenciatura de traducción e interpretación del italiano, viajar a ltalia y conocer al tenor Andrea Boccelli.

“Siempre he pensado que la vida es una lucha y tus resultados dependen de tu decisión: si quieres terminar bien o mal. Agradezco plenamente a mis padres, a la Fundación Apoyo a la Juventud y a la UNAM por todo lo que soy ahora, por la confianza que me han dado”, expresó tras recibir la medalla de manos del rector Enrique Graue.

En tanto, Laila Guadalupe Torres Torres, recibió mención honorifica también en el rubro de Valor. Ella ha destacado por sus habilidades musicales.

La joven invidente desde nacimiento ha participado en diversos concursos y sobresalido en la escuela. Al cursar el tercer año de secundaria participó en la clausura de las escuelas secundarias técnicas del Valle de México, tocando una pieza de piano y cantando. Hoy la joven sueña con estudiar la licenciatura de Música.

“Esta medalla es un logro más en mi historia de vida y espero recibirla en los años siguientes. Para mí la UNAM es el lugar donde podemos conocer nuestro potencial, reconocer nuestros logros y fortalecer nuestra autoestima”, expresó la joven.

En el área de Valor también se reconoció a José Isaías Rodríguez Librado, de la Prepa 7, quien dijo que el reconocimiento que obtuvo es “por sobrellevar la vida”. Él perdió a su madre desde pequeño y posteriormente a su abuelo.

Aunque por un tiempo abandonó la escuela decidió retomar sus estudios para intentar cumplir el sueño de su madre, que era verlo graduado, con casa propia y feliz con su familia.

José Isaías ha tenido además que enfrentar la discriminación pues al declarar su homosexualidad a sus familiares, lo reprobaron y enviaron a la iglesia para que “lo abandonaran los demonios”. Entonces, decidió dejar su casa llevándose solo una laptop que ganó en un concurso escolar.

Hoy, dice, el amor por sí mismo y la defensa de sus ideas lo mantienen en pie de lucha. “Me emociona que alguien me haya oído y compensado por superar estos retos. Yo les diría a los jóvenes que no sean pesimistas. Hay que luchar por sus sueños”, comentó el alumno de la Prepa 7 y quien desea ser actuario.

Deja tu comentario

Comentarios