Ciencia

Debe atenderse cualquier síntoma de dolor

Michel Olguín Lacunza / Diana Rojas García
El dolor se mide de acuerdo a la intensidad, en una valoración del cero al diez siendo entre siete y diez lo más extremo

En alguna ocasión todos los seres humanos han sentido dolor, ya sea desde un simple malestar de cabeza, un raspón en la piel o hasta una fractura de hueso. No obstante, cualquier dolencia se trata de un síntoma de alarma.

En entrevista para UNAM Global, Miguel Jiménez Olvera, jefe de la Unidad de Servicio de la Clínica para el Dolor y Cuidados Paliativos del Hospital General, dijo que el dolor se mide de acuerdo a la intensidad, en una valoración del cero al diez siendo entre siete y diez lo más extremo.

En diferentes padecimientos se presentan dolores con esas características de intensidad, por ejemplo, la cefalea en racimos se caracteriza por un dolor muy intenso que incapacita a la persona y la obliga a recostarse en su cama. “Es considerado de los más fuertes que puede sufrir un ser humano”.

Otros casos son las fracturas de cualquier hueso, desde el fémur, las vértebras, las costillas, donde en su etapa más aguda suelen causar un dolor muy intenso. O los distintos tipos de cáncer donde los tumores de metástasis causan un dolor tan intenso que incluso requieren manejo de analgésicos muy poderosos.

Las neuralgias cráneo-faciales como la del trigémino y glosofaríngeo son enfermedades menos comunes, pero provocan un dolor muy intenso. “Es llamado el dolor del suicida, porque no se puede vivir padeciéndola”.

En el Hospital General

De acuerdo con Jiménez Olvera en la Clínica del Dolor del Hospital General, las principales causas de consulta están relacionadas con enfermedades neoplásicas (tumores), padecimientos degenerativos de tipo osteomuscular o articular como lumbalgia, dorsalgia, problemas degenerativos de la cadera, además de problemas degenerativos de rodilla y de hombro.

Asimismo, existen problemas de tipo metabólico sobre todo asociados a diabetes mellitus. Las neuralgias cráneo-faciales (aunque son menos frecuentes), el dolor vascular como la insuficiencia arterial de diferentes etiologías o problemas de tipo venoso.

El especialista destacó que cualquier tipo de dolor presentado no debe dejarse pasar por alto, porque cualquier malestar es síntoma de alarma. “No debemos automedicarnos, siempre que tenemos un dolor debemos acudir al médico para que identifique cuál es la causa, y de acuerdo a estudios previos, determine el diagnóstico y así establezca el tratamiento adecuado”.

Cuando nos automedicamos muchas veces pasamos por alto la enfermedad, y al principio pareciera que fue tratada correctamente. No obstante, el padecimiento podría evolucionar y complicarse gravemente. Cualquier tipo de dolor ya sea leve, moderado o severo, debemos acudir oportunamente al médico, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios