Ciencia NewsFeed

Vacuna contra el cáncer elimina tumores en ratones

Universidad de Stanford
Comparte con tus amigos
  • 350
    Shares

Inyectar cantidades diminutas de dos agentes inmunoestimulantes directamente en tumores sólidos en ratones puede eliminar todos los rastros de cáncer, incluídas las metástasis distantes y no tratadas, según un estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Standford, éste método funciona para muchos tipos de cáncer, incluidos los que surgen de manera espontánea.

Los científicos creen que la aplicación local de cantidades muy pequeñas de los agentes podría servir como una terapia rápida y relativamente barata contra el cáncer y que es poco probable que tenga los efectos secundarios que se observan a menudo con la estimulación inmune en todo el cuerpo.

Uno de estos agentes ya está aprobado para su uso en humanos, el otro ha sido probado para emplearse en humanos pero en ensayos clínicos no relacionados. En enero se lanzó un ensayo clínico para evaluar el efecto del tratamiento en pacientes con linfoma. Ronald Levy, profesor de oncología, de la Facultad de Medicina es autor principal del estudio que se publica en Science Translational Medicine.

Levy es pionero en el campo de la inmunoterapia contra el cáncer, la investigación en el laboratorio a su cargo, condujo al desarrollo de rituxima, uno de los primeros anticuerpos monoclonales, fármacos aprobados como anticancerígenos.

El efecto que tienen algunos fármacos anticancerígenos se limitan a la estimulación del sistema inmune de todo el cuerpo; otros son más puntuales, y tienen como objetivo los puntos de control naturales que limitan la actividad cancerígena de las células inmunes.

Las células T, células del sistema inmune, reconocen las proteínas anormales presentes en las células cancerosas para así “atacarlas”. Sin embargo, a medida que el tumor crece, diseña formas de suprimir la actividad de las células T. El método de Levy funciona para reactivar las células T específicas para el cáncer, inyectando cantidades de microgramos de dos agentes directamente en el sitio del tumor.

Uno de ellos, un tramo corto de ADN llamado oligonucleótido CpG, funciona con otras células inmunes cercanas para amplificar la expresión de un receptor activador llamado OX40 encontrado en la superficie de las células T. El otro es un anticuerpo, que al unirse a OX40 dispara las células T contra las cancerosas. Debido a que los dos agentes se inyectan directamente en el tumor, solo se activan las células T que se infiltraron. Estas células T “preseleccionadas” por el cuerpo reconocerán solo las proteínas específicas del cáncer.

Algunas células T activadas, que son tumor-específicas, dejan el tumor original y son capaces de encontrar y destruir otros tumores idénticos en todo el cuerpo.

Este método funciono sorprendentemente bien en ratones de laboratorio con tumores de linfoma trasplantados en dos sitios de su cuerpo, obtuvieron resultados favorables en 87 de 90 ratones, y observaron resultados similares en roedores con tumores de mama, colon y melanoma (http://stm.sciencemag.org/content/10/426/eaan4488).

Deja tu comentario

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: