Campus economía

El futuro del TLCAN

Fabiola Méndez/edición: Damián Mendoza
Si Estados Unidos sale del TLCAN, aunque México tiene opciones, no hay en el escenario un Plan B

 

Es un año complicado para México. Entre elecciones, la renegociación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN), que debe de estar lista antes de elegir al sucesor de Enrique  Peña Nieto, y el problema de las migraciones y deportaciones, es suficiente para iniciar el 2018.

Para Cristina Rosas, doctora en Relaciones Internacionales por la UNAM, Estados Unidos ha aprendido que su seguridad depende de México, “aprieta a México, pero no nos puede estrangular”. México es un filtro; paga un costo altísimo en dinero y sangre con el combate a la delincuencia organizada.

En cuanto al problema migratorio, la doctora Rosas comentó que el presidente de Estados Unidos hizo muchas propuestas mientras estuvo en campaña, pero la mayoría de ellas no las ha cumplido, y las deportaciones no son la excepción: “hubo más deportaciones con Obama que las que se han hecho con Trump”.

Sin embargo, aclara que este tema es escabroso. Desde su punto de vista, puede haber margen de negociación porque al final del día “es capital humano que Estados Unidos requiere, y siendo sinceros, no estamos en condiciones para recibirlos así de golpe en este momento”.

La experta en comercio internacional afirma que debemos entender que la personalidad de Donald Trump es “bravucona”, por lo que para elecciones “debemos tener muy claro que necesitamos a un líder que pueda plantarse frente a Trump con la retórica trumpiana: tú a tú”. El perfil de quien sea Presidente debe definirse a partir de consideraciones propias, elegir al más capaz, no solamente al que más pueda contestarle, aclaró.

La catedrática de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales sostuvo que, si Estados Unidos sale del TLCAN, aunque México tiene opciones, no hay en el escenario un Plan B.

“Si bien, una opción es el multilateralismo, y está estancado, le apostamos al mercado interno. La retórica de Trump y los fenómenos naturales acontecidos en septiembre han influido en el resurgimiento nacionalista, por lo que el país tiene todo para ser potencia cultural: hay cooperación con Japón y se pueden estrechar relaciones con China y el mercado latinoamericano, que tiene varios países que apoyan a México”, acotó.

Por otro lado, Cristina Rosas también opinó sobre la Copa del Mundo que se llevará a cabo en Rusia. Dijo que, debido a que la selección mexicana de futbol está en el grupo de la muerte, la expectativa que el país tiene es muy baja, a pesar de ser una de las selecciones más fogueadas.

“Hay que mencionar que se atraviesan las elecciones y va a ser un distractor importante, pero nadie se confabuló para que la Copa del Mundo se llevara a cabo en estas fechas, no es una conspiración sino una simple coincidencia”, finalizó.

Deja tu comentario

Comentarios