Cultura

Un humorista con diván incluido

Daniel Francisco

Tute, caricaturista, artista gráfico. Hijo de la generación que vivió la dictadura militar argentina, escuchó de sus maestros y de su viejo que su perspectiva como ilustradores era más complicada. Con la dictadura es muy fácil saber dónde está el enemigo. En la democracia no es tan claro.

Es el sentido del humor el arma más poderosa del caricaturista. Tute convivió con Rius y señaló que admira su trabajo. El ilustrador argentino colabora con el diario La Nación de Argentina.

Una de sus obsesiones es un personaje que va a terapia. Ese espacio reducido donde existe la ilusión de que los problemas podrán arreglarse. Tute cuenta a su auditorio que acudió al psicoanálisis para entender ese lenguaje, esas lecturas “entrelíneas”. Por temporadas lo deja, “cuando las cosas van bien” y regresa. La alta no se le han dado.

Deja tu comentario

Comentarios

Hablamos de: