Campus

UNAM y UdeG rechazan los muros de desigualdad social, económica y de género

DGCS/Imagen y edición: Francisco Medina

La UNAM y la Universidad de Guadalajara (UdeG), rechazaron todos los muros, tanto materiales como simbólicos, que buscan impedir el diálogo y la solidaridad; entre ellos, la desigualdad social, económica y de género.

Los rectores Enrique Graue Wiechers e Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla dieron a conocer un manifiesto, derivado de las participaciones de más de 40 expertos internacionales, en el coloquio “Los acosos a la civilización. De muro a muro”, en el que afirmaron que el muro que se pretende construir en la frontera norte de México representa una nueva amenaza a la civilización.

La caída del muro de Berlín en 1989, expusieron, se tradujo en la posibilidad de ampliar los vínculos humanos frente a las identidades monolíticas; fue visto como una metáfora de la esperanza y el arribo de una nueva época. “Hoy, el muro de Donald Trump se instituye como la metáfora del desprecio al otro”, explicaron.

Al dar lectura al pronunciamiento, en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, Graue subrayó que en esta era de cambios, la vocación de las universidades públicas es la de fomentar principios cívicos y democráticos como la igualdad, la libertad, el respeto a la diferencia, la solidaridad y la investigación científica, urgentes para combatir el ascenso de la xenofobia, el racismo, el sexismo, así como el tratamiento irracional del medio ambiente.

De igual forma, indicó que el desafío que plantea el cambio climático, exige que la toma de decisiones de los gobiernos se base en evidencia científica y produzca políticas ambientales informadas y responsables, al margen de intereses económicos y de la proliferación de discursos anticientíficos.

En su oportunidad, Bravo Padilla, expuso que la incapacidad de algunos gobiernos para responder a las exigencias sociales y económicas ha vulnerado los valores democráticos. El reto actual, dijo, es combatir la desigualdad y la pobreza mediante un proyecto económico alternativo, más justo y sustentable, adecuado a sus propias necesidades sociales y productivas.

“Otro valor democrático en riesgo es el de la libertad de expresión, como lo demuestra el creciente número de periodistas asesinados en nuestro país. La salvaguarda de esa libertad no es sólo una responsabilidad gubernamental, sino de la ciudadanía y de las instituciones en su conjunto”, agregó.

También explicó que a pesar de las contribuciones económicas y culturales de la población latina en Estados Unidos, existe una creciente discriminación que es necesario contrarrestar desde las instituciones y mediante el fomento del diálogo, el respeto a la diversidad y la protección de los derechos civiles.

El arte y las humanidades, añadieron, así como espacios de reflexión y diálogo, como este coloquio, a través de su dimensión crítica, permiten transformar las metáforas e impactar en la realidad.

El coloquio organizado por la UNAM y la Universidad de Guadalajara y que hoy concluye en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara tuvo el propósito de hacer un diagnóstico crítico acerca de las alternativas para encarar las regresiones políticas y disrupciones sociales, económicas y ambientales que están ocurriendo en el escenario global y en él participaron expertos como Noam Chomsky, fundador de la lingüística moderna; el premio Nobel de Química, Mario Molina; la secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena; y el sociólogo y filósofo francés, Gilles Lipovetsky-, entre otros.[/vc_column_text]

COLOQUIO LOS ACOSOS A LA CIVILIZACIÓN DE MURO A MURO // DECLARATORIA

El Coloquio Internacional: “Los acosos a la civilización. De muro a muro”, convocado por la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad de Guadalajara, celebrado en la Ciudad de México del 15 al 23 de noviembre, en el Centro Cultural Universitario de la UNAM, y del 25 al 27 de noviembre, en la ciudad de Guadalajara y en el marco de la Feria Internacional del Libro, ha tenido como propósito hacer un diagnóstico crítico acerca de las alternativas para encarar las regresiones políticas y disrupciones sociales, económicas y ambientales que están ocurriendo en el escenario global. Como resultado de las mesas de discusión mantenidas hasta el momento, se manifiesta lo siguiente:

 

  • La caída del muro de Berlín, en 1989, se tradujo en la posibilidad de ampliar los vínculos humanos y colectivos frente a las identidades monolíticas. En cambio, el muro que hoy se pretende construir en la frontera norte de México representa una nueva amenaza a la civilización.

 

  • Rechazamos todos aquellos muros, tanto materiales como simbólicos, que buscan impedir el diálogo y la solidaridad. Entre ellos, la desigualdad social, económica y de género.

 

  • Así mismo, el desafío que plantea el cambio climático exige que la toma de decisiones de los gobiernos se base en evidencia científica y produzca políticas ambientales informadas y responsables, al margen de intereses económicos y de la proliferación de discursos anticientíficos.

 

  • En esta era de cambios, la vocación de las universidades públicas es la de fomentar principios cívicos y democráticos como la igualdad, la libertad, el respeto a la diferencia, la solidaridad y la investigación científica, urgentes para combatir el ascenso de la xenofobia, el racismo, el sexismo, así como el tratamiento irracional del medio ambiente.

 

  • La incapacidad de algunos gobiernos para responder a las exigencias sociales y económicas ha vulnerado los valores democráticos. El reto actual implica combatir la desigualdad y la pobreza mediante un proyecto económico alternativo, más justo y sustentable, adecuado a sus propias necesidades sociales y productivas.

 

  • Otro valor democrático en riesgo es el de la libertad de expresión, como lo demuestra el creciente número de periodistas asesinados en nuestro país. La salvaguarda de esa libertad no es sólo una responsabilidad gubernamental, sino de la ciudadanía y de las instituciones en su conjunto.

 

  • A pesar de las contribuciones económicas y culturales de la población latina en Estados Unidos, existe una creciente discriminación que es necesario contrarrestar desde las instituciones y mediante el fomento del diálogo, el respeto a la diversidad y la protección de los derechos civiles.

 

  • La caída del muro de Berlín se recibió en su momento como la metáfora de la esperanza y el arribo de una nueva época de bienestar, sin embargo, también abrió el camino a un capitalismo deshumanizante. Por su parte, el muro de Donald Trump se instituye como la metáfora del desprecio al otro. El arte y las humanidades, así como espacios de reflexión y diálogo, como este coloquio, a través de su dimensión crítica, permiten transformar las metáforas e impactar en la realidad.

 

[/vc_column][/vc_row]

Deja tu comentario

Comentarios