Campus Investigación y ciencia

Una mirada a nuestro Universo extremo

Michel Olguín Lacunza/Diana Rojas García

Desde el nacimiento de nuestro Universo hace aproximadamente 13 mil 800 millones de años, se ha caracterizado por sufrir los eventos y magnitudes más extremas, desde la explosión del Big Bang hasta los choques de estrellas de neutrones y agujeros negros, temperaturas extremadamente frías o muy cálidas e incluso distancias enormes entre planetas, estrellas y galaxias.

Al respecto, Ernesto Belmont Moreno, investigador del Instituto de Física, explicó en entrevista para UNAM Global que en estos parámetros podemos encontrar el tiempo, la distancia así como la temperatura junto con la energía.

El tiempo

El tiempo nació junto con nuestro Universo, hasta hoy ha contado 13 mil 800 millones de años y no sabemos dónde terminará. De una masa más pequeña que una uva se expandió, y en tan sólo un segundo se dio una posinflación donde aparecieron los electrones, quarks y otras partículas, posteriormente los protones y neutrones.

Más tarde, apareció el helio e hidrógeno y otros elementos, para después dar lugar a la luz y las primeras estrellas. El tiempo siguió transcurriendo, nuestra Tierra apareció hace 4 mil 543 millones de años y la humanidad nació hace tan sólo 150 mil años.

Distancia

En cuanto a las distancias extremas, añadió el investigador universitario, podemos encontrar el diámetro de 12 mil 800 kilómetros de nuestra Tierra, que comparado con el Sol de 1.4 millones de kilómetros, o de las estrellas gigantes que son aproximadamente entre 10 y 100 veces el tamaño del Sol, resulta imperceptible.

Nuestra Vía Láctea, cuenta con 300 mil millones de estrellas, y para llegar de un extremo a otro tendríamos que recorrer una distancia de un millón de billones de kilómetros. Y en el Universo, que pareciera infinito, tenemos entre 100 y 200 mil millones de galaxias, ya ni hablar del total de las estrellas, apuntó el investigador.

Temperatura

En cuanto a las temperaturas tenemos dos extremos muy interesantes, añadió el profesor universitario. Una es el cero absoluto donde se llega a -273.15o Celsius, y no existe nada de energía y las partículas carecen de movimiento. Se trata de un estado muy difícil de llegar porque de algún modo siempre existe energía en cualquier lado.

En este caso podemos encontrar el lugar más frío del universo (-272o Celsius) en la nebulosa Boomerang, ubicada a 5 mil años luz de nuestra Tierra, donde su temperatura es tan sólo un grado por encima del cero absoluto. Otro caso menos frío es el lado obscuro de nuestra Luna con -184oC, mientras que la superficie de Mercurio durante la noche es de -173 oC.

En el espacio sideral también podemos encontrar las temperaturas más altas. Por ejemplo, en el núcleo de nuestra Tierra tenemos 5 mil 500 grados centígrados y el centro del Sol puede llegar hasta 15 millones de grados Celsius. La temperatura del Universo a los 10 segundos de edad fue de un millón de millones de grados Celsius, destacó Belmont.

Gravedad y energía

Por último, tenemos la gravedad extrema. En este caso podemos encontrar las estrellas de neutrones, se trata de una estrella gigante colapsada donde la gravedad en su superficie es 100 mil millones de veces más fuerte que en la superficie de nuestra Tierra.

Otro ejemplo son los agujeros negros, suponiendo que pudiéramos cruzar la frontera, las leyes de la física ya no podrían decirnos que pasó. “Se dice que la información se pierde, y algunos han sacado conclusiones dependiendo del modelo extremo de la gravedad, y entre más nos acerquemos más aumentará hasta llegar al infinito”.

Las magnitudes más extremas pueden encontrarse buscando en nuestro Universo. Esto incluye tiempo, distancia y temperatura junto con energía, donde nosotros los seres humanos hemos resultado insignificantes junto a esas cifras siendo incapaces de visualizarlas, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios