Humanidades

No existe una sola institución, ni un solo modo de organizar la autoridad política global: Mathias Albert

Octavio Olvera
Gabriela Cruz Campos
La soberanía, mecanismo para romper hegemonías globales

Vivimos tiempos de incertidumbre donde los cambios se presentan a una velocidad sin precedentes; ante ello, el miedo a la incertidumbre en la política mundial se alimenta de los acontecimientos que se suceden en Estados Unidos, pero también en Rusia, China, Corea y otros Estados con tendencias hegemónicas, afirmó Mathias Albert, catedrático de la Universidad de Bielefeld, Alemania.

En una conferencia denominada “¿Alguien gobierna el mundo (o ya no más)?: La política internacional entre la imprevisibilidad y la regularidad”, el investigador alemán presentó sus puntos de vista sobre la organización del poder global ante especialistas en la materia del Subsistema de Humanidades y de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS).

Renovación del pensamiento político y social

Mathias Albert es uno de los más destacados teóricos de la política mundial contemporánea. Su obra es central en la actual etapa de renovación del pensamiento de las ciencias sociales. A Theory of World Politics, su más reciente libro, marcó un hito al ofrecer un sólido entramado conceptual para el análisis de los procesos internacionales, tanto en el contexto social, como en el político del momento.

En el Auditorio Dr. Jorge Carpizo de la Coordinación de Humanidades, Albert sostuvo que desde la década de los sesenta del siglo pasado, la discusión sobre quién y hasta qué punto se puede tener control de un entramado de sistemas sociales complejos, se dio en dos líneas: la que ponderaba el análisis del Estado de bienestar, y la que se centró en estudiar el concepto de Desarrollo.

Los sistemas sociales globales, imprevisibles

Durante su disertación, el teórico alemán estuvo acompañado de Alberto Vital Díaz, coordinador de Humanidades; Carlos Ballesteros, profesor de la FCPyS y responsable del Proyecto “Innovación para la enseñanza de los estudios globales y los problemas de la complejidad”, así como de Guillermo Estrada, secretario académico de la Coordinación de Humanidades.

Mathias Albert hizo observaciones teóricas acerca de la posibilidad de regular sistemas sociales complejos de escala global. Al respecto, el politólogo sostuvo que dada su naturaleza, evolucionan haciendo que la sociedades se conviertan en una serie de sistemas diferenciados con base en funciones, lo cual implica la impredecibilidad, por lo que es imposible saber cuándo un sistema interactuará con otro.

De allí afirmó que “las ciencias sociales han aprendido de las ciencias naturales que los sistemas complejos no actúan de un modo lineal y regular”.

Regulación del poder global

Subrayó el papel de la soberanía como el mecanismo central a partir del cual se rompe la paradoja de la necesidad natural de gobernar o de tener control sobre la cuestión pública global por parte de las clases políticas.

En torno al gobierno mundial, refirió que no existe una sola institución, ni un solo modo de organizar la autoridad política a escala global: “No lo han hecho las organizaciones internacionales, ni los Estados-Nación y menos aún los empeños por hacer resurgir imperios”, advirtió Albert.

Con base en ello explicó que la multiplicidad de formas en que actualmente se regula el poder global, no desaparecerá: “resulta más pertinente cuestionarse sobre la manera en que ellas coexisten y actúan juntas”, remató.

 

 

 

Deja tu comentario

Comentarios