Internacional política

China podría tomar liderazgo comercial en el Pacífico

Omar Páramo/Francisco Medina

En el marco de la reunión de la Asociación Económica de los Países del Pacífico (APEC), desarrollada en estos momentos en Da Nang, Vietnam, se barajea la posibilidad de retomar el Acuerdo Transpacífico de Asociación Económica (TPP), suscrito en febrero de 2016 con la intención de crear el mayor bloque comercial del mundo, el cual quedó en la indefinición después de que Donald Trump anunciara que Estados Unidos se retiraría a inicios de este año.

Este tratado fue hecho a la medida para ser liderado por EU y Japón y deliberadamente no incluyó a China. Por ello, de haber un replanteamiento en dicha plataforma de integración comercial, el gigante asiático buscaría integrarse a fin de erigirse como líder de la región y crecer hacia el Pacífico. Quizás podríamos hablar una la nueva Nao de China en el marco de una economía digital y sustentable”, señaló Alicia Girón, coordinadora del Programa Universitario de Estudios sobre Asia y África de la UNAM.

Además, el TPP es de particular interés para nuestro país, pues en los últimos 25 años le apostamos todo al Tratado de América del Norte (TLCAN) “y éste llegó a su fin, ya hay capítulos ya finiquitados. Por esta razón creo que México debería tener un plan B y un C”.

Impulsado en su momento por Barack Obama, el TPP sumaba a 12 naciones a fin de crear una zona de libre comercio que abarcaba a dos quintas partes de la economía mundial, lo cual —a decir de la también directora de la revista Problemas del Desarrollo. Revista Latinoamericana de Economía— “legalizaba tanto a la globalización como a muchos acuerdos de integración fincados desde los años 80 y puestos en marcha en el marco del Consenso de Washington”.

Sin embargo, como la firma del TPP no se firmaría sino hasta días después de haber concluido la administración Obama, Trump tuvo tiempo de cancelarlo. Esta salida tuvo tintes políticos, pues con ello el magnate buscaba ganarse los votos necesarios para tener mayoría parlamentaria y fincar las bases de una hegemonía. Asimismo, era una forma de hacer regresar a las empresas norteamericanas que se habían instalado fuera de EU a través de una supuesta reforma fiscal e incentivos para el empleo y también fue una respuesta de la Unión Americana a su déficit con México, China, Japón y el resto del mundo.

“Todo esto significa no aceptar la transformación estructural a nivel mundial del sector industrial y del proceso de robotización, así como el cambio de energías no renovables a sustentables. Por ello es de esperarse que el TPP siga su curso ahora encabezado por Japón, quién era el beneficiario debido a que no se consideró a China en este acuerdo comercial”, detalló.

La injerencia de Estados Unidos

Y mientras, uno de los aspectos que inquietan respecto al rumbo de las negociaciones del TPP es la presencia de Donald Trump en Da Nang, quien hasta el momento se ha mostrado interesado en unir a Japón, Corea del Sur y China frente a la política de Pyongyang (centrándose en las provocaciones nucleares de Corea del Norte).

Sin embargo, apuntó Alicia Girón, se debe considerar que el presidente de EU ha mostrado desde el principio su intención de oponerse a los acuerdos de integración, de dañar a México y de ir más por acuerdos bilaterales que por regionales, pues éstos le dan un mayor margen de beneficios a sus empresas.

“De hecho, en su ruta a la reunión Trump visitó Japón, donde sugirió a los nipones comprar armas a los estadounidenses, luego se trasladó a Corea del Sur para manifestar su negativa a los misiles y finalmente se trasladó a Pekín, rodeado de más de una decena de directores ejecutivos de grandes empresas, lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿y habrá acuerdo?”.

Deja tu comentario

Comentarios