Internacional

En 10 años, más de 700 periodistas han sido asesinados: UNESCO

Menos del 6% de los 680 casos de asesinatos de periodistas durante 2006 y 2014 se han resuelto

El enfoque en la impunidad de la resolución deriva de la preocupante situación que durante el último decenio, más de 700 periodistas han sido asesinados por llevar noticias e información al público. Sólo este año, la directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO por sus siglas en inglés), Irina Bokova, condenó más de 70 asesinatos de profesionales que trabajan en los medios de comunicación (hasta septiembre de 2015).

Estas cifras no incluyen a los muchos más periodistas que a diario sufren de ataques no mortales, como la tortura, las desapariciones forzadas, la detención arbitraria, la intimidación y el acoso, tanto en situaciones de conflicto y no de conflicto. Por otra parte, existen riesgos específicos que enfrentan las mujeres periodistas, incluyendo ataques sexuales.

Es preocupante que sólo uno de cada diez casos cometidos contra trabajadores de los medios de comunicación en la última década ha dado lugar a una condena. Esta impunidad envalentona a los autores de los crímenes y al mismo tiempo tiene un efecto escalofriante en la sociedad, incluidos los propios periodistas. La impunidad alimenta la impunidad y se alimenta en un círculo vicioso.

De acuerdo con el próximo informel de la UNESCO sobre la seguridad de los periodistas y el peligro de la impunidad, menos del seis por ciento de los 680 casos de asesinatos de periodistas durante el periodo comprendido entre 2006 y 2014 se han resuelto. Una cuarta parte de estos casos se consideran como «en curso» refiriéndose a sus investigaciones continuas sobre las diversas etapas del sistema judicial. En el 60 por ciento de los casos, no se ha puesto a disposición de la UNESCO la información sobre el proceso judicial a pesar de las solicitudes de la organización.

Cuando los ataques contra periodistas quedan impunes, se envía un mensaje muy negativo que informar sobre la «verdad vergonzosa» o los «dictámenes no deseados» hará que la gente común esté en problemas. Por otra parte, la sociedad pierde la confianza en su propio sistema judicial que está destinado a proteger a todos de los ataques a sus derechos. Los autores de los crímenes contra los periodistas se envalentonan cuando se dan cuenta que pueden atacar a sus objetivos sin tener que enfrentarse a la justicia.

Deja tu comentario

Comentarios