Campus Ciencia

Recortar el 23% al presupuesto del Conacyt va en detrimento del futuro de México: José Franco

Omar Páramo
Sería sensato pedir una reducción menos severa a fin de que los proyectos avancen, aunque sea de manera más lenta

La propuesta de la Secretaría de Hacienda de recortar el presupuesto del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y sus 27 Centros Públicos de Investigación en un 23.3 por ciento, «no sólo pone en riesgo una serie de proyectos y programas impulsados por este organismo público durante el último trienio, sino va en detrimento del futuro de México», expone José Franco López, director General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM.

“Por décadas, los fondos destinados a la ciencia y la tecnología fueron erráticos, pues no figuraban en la agenda gubernamental y para definirlos se atendían prioridades desconocidas. No obstante, al iniciar esta administración hubo un esfuerzo por aumentar la aportación, al grado de tener hoy un máximo de inversión histórico por parte del Estado (0.57 por ciento del PIB)”, agrega el también coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT).

Este incremento de recursos, llevados de la mano de la nueva dirección del Conacyt, permitió a esta entidad desarrollar propuestas transexenales de largo aliento —“algo inédito en el país”, acota Franco López— como el PECiTI (Programa Especial de Ciencia, Tecnología e Innovación) o iniciativas encaminadas a consolidar y extender infraestructura en este ámbito y a generar centro público-privados dedicados a la investigación.

A fin de evitar escenarios adversos, la Junta de Gobierno del Conacyt y representantes de la UNAM, el FCCyT y la Red Mexicana de Periodistas de Ciencia, entre otros, han ido a la Cámara de Diputados a invitar a los legisladores a sopesar las repercusiones de la acotación presupuestal y a tomar medidas que mitiguen sus efectos.

“Recortar en 23.3 por ciento los recursos fiscales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología resulta preocupante, porque significaría poner freno a lo logrado en estos tres años. Estamos conscientes de que atravesamos una situación financiera frágil que obliga a ajustarse el cinturón, pero consideramos sensato pedir una reducción menos severa a fin de que los proyectos avancen, aunque sea de manera más lenta. Un 10 por ciento sería algo razonable”, precisa José Franco.

Deja tu comentario

Comentarios