Campus

Ningún evento sísmico puede predecirse

Fabiola Méndez/edición: Damián Mendoza
Los institutos de Geología y Geofísica de la UNAM, así como el Servicio Sismológico Nacional, participaron en el Taller Informativo de Prevención y Reacción Inmediata: No hay dos sismos iguales

Los sismos vividos en septiembre provocaron fenómenos geológicos en los estados afectados como fracturamiento y deslizamiento de la superficie, “estos suceden durante el temblor, después de él o los efectos los veremos en algunos meses”, afirmó la doctora Elena Centeno García, directora del Instituto de Geología de la UNAM.

En la Ciudad de México, además de los anteriores fenómenos, se presentó la licuefacción del suelo, sobre todo la parte construida sobre lo que fueron los lagos, “entre el suelo y el sedimento hay agua que se sacude durante el sismo, es común observar que sale agua o lodo del suelo, lo que provoca hundimientos, agrietamientos, inundaciones repentinas y ondulación del asfalto”.

En el marco del Taller Informativo de Prevención y Reacción Inmediata: No hay dos sismos iguales, en el que participaron los institutos de Geología y Geofísica de la UNAM, así como el Servicio Sismológico Nacional, entidad dependiente de la Máxima Casa de Estudios.

En el taller donde se presentaron especialistas de las tres dependencias, se abordó el peligro que representan los fenómenos naturales, “es muy importante decir que todos representan un peligro y ocurren de manera constante”.

Hay diferentes tipos de peligros, por ejemplo, los que tienen un comienzo súbito o lento, en este último están los huracanes, los cuales dan a las personas tiempo previo para actuar. Mientras que los sismos, los deslizamientos de laderas y erupciones volcánicas son de comienzo súbito.

Se puso énfasis en que ningún sismo puede predecirse, pero como sociedad debemos trabajar en medidas de mitigación para resistir el impacto (tapar ventanas y buscar refugio como lo hizo la población en Florida, Estados Unidos) y para evitarlo, como la reubicación de comunidades que están cerca de zonas en peligro.

Asimismo, trabajar en una cultura de la prevención porque México es un país altamente sísmico e informarse a través de fuentes oficiales.

Deja tu comentario

Comentarios