Salud Sociedad

Uno de cada 112 niños tiene autismo en México

Fabiola Méndez/edición: Francisco Medina
Del presupuesto destinado a la salud, el 2% se destina a salud mental y prácticamente para autismo no queda mucho

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que aproximadamente el 20% de los niños y adolescentes del mundo tienen trastornos o problemas mentales, y aproximadamente la mitad de éstos se manifiestan antes de los 14 años.

Los trastornos neuropsiquiátricos figuran entre las principales causas de discapacidad entre los jóvenes. Sin embargo, las regiones del mundo con los porcentajes más altos de población menor de 19 años son las que disponen de menos recursos de salud mental.

La mayoría de los países de ingresos bajos y medios cuenta con un solo psiquiatra infantil por cada millón a cuatro millones de personas, según cifras publicadas en la página del organismo (www.who.int/es/).

Hay trastornos mentales que se presentan al final de la vida como el Parkinson y el Alzheimer y otros que se presentan desde el inicio como el autismo, “uno de cada 112 niños tiene autismo en México”, afirmó JenniKate Estavillo, psicóloga egresada de Brock University.

De acuerdo con la especialista en educación especial, del presupuesto destinado a la salud, el 2% se destina a salud mental y prácticamente para autismo no queda mucho. Aunado a que no hay medicamento para tratarlo, “las intervenciones multidisciplinarias y sobre todo detección temprana en esencial para apoyar con conductas y desarrollos del lenguaje, vínculos afectivos y poder así trazar un camino a largo plazo para su tratamiento”.

Actualmente, puede darse un diagnóstico en niños desde el año y medio, lo que tiene un impacto importante en esta condición que afecta toda la vida. Todo el arcoíris de síntomas de este trastorno se agrupan en 2 áreas: de lenguaje, al no hablar o tener dificultad al unir palabras para hacer frases;  y fijación por objetos o repetir patrones motores.

Hay muchos centros y colegios, públicos y privados, con profesionales especializados en esta enfermedad y cómo impacta también en la salud mental de la familia, ya que la palabra en sí es muy grande.

“El diagnóstico de autismo es muy grande, tiene muchas implicaciones, hay un duelo de la expectativa y la ilusión del hijo que pensabas que ibas a tener, impacta de primera instancia, pero es un niño lleno de esperanza, lleno de energía y curiosidad por aprender y nuestro trabajo es ir encontrando la llave de las puertas de su talento, y con base en eso, ir trazando el camino”, señaló Estavillo.

Para la fundadora del Monarch Terapy School, colegio especializado en niños autistas, “hay que dejar de tener miedo a la salud mental y abrazarla como una diferencia de la humanidad”.

La salud mental es primordial en las personas, y paradójicamente, es a la que menos atención se da y es nuestro trabajo mantenerla, y aunque el autismo no tiene cura ya hay muchas alternativas para incluir a estos niños porque es también su derecho.

Deja tu comentario

Comentarios