Comunidad Cultura Deportes Humanidades Internacional Trump

El genocidio cultural de la Administración Trump

Fabiola Méndez/Damián Mendoza

En los últimos días, Trump arremetió con dureza contra los jugadores de la NFL que se arrodillan durante el himno de Estados Unidos antes de los partidos en señal de protesta por las injusticias en el país.

El acto de arrodillarse arrancó en 2016 como un símbolo contra el racismo, la violencia policial y las injusticias sociales. La reacción de Trump “es un genocidio cultural, quiere borrar del mapa norteamericano todo aquello que no sea blanco, protestante y sobre todo supremacista, como es el segmento que lo ha estado apoyando en los últimos 18 meses”, afirmó Martín Íñiguez Ramos, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Para el experto, Donald Trump representa a un segmento de la población (los WASP, blancos, americanos y protestantes), que son antidemócratas, antiinmigrantes, pro aborto, conservadores, que han estado presentes siempre en la historia de Estados Unidos, y de una manera u otra en época de crisis social y económica emergen para manifestarse, particularmente, durante la campaña de Trump, con mensajes de odio y que hoy está dividiendo la sociedad norteamericana.

Lo que el presidente de Estados Unidos está haciendo es una afrenta contra la comunidad afroamericana, que ha sido la más afectada, junto con la comunidad latina y musulmana. Hoy “Estados Unidos está completamente dividido, pero es policromático, multicultural, es el único país del planeta en el que todas las culturas del planeta están representadas”.

Para el internacionalista, Trump ha hecho uso de rudeza innecesaria y contraproducente porque “sino no lo han tirado todos los errores que ha cometido, éste que está cometiendo contra su propia población sí lo puede tirar, meterse con su población que es la que vota, provocará problemas internos por los que va a caer”.

Aseveró que en el futuro ya no serán solo los jugadores, un gran segmento de la población se hincará al entonar el himno, se va a enfrentar a una sociedad ya cansada. Lo más peligroso es que se han formado grupos alrededor de Donald Trump, como el de renacimiento blanco, que están siendo violentos y racistas y ya no son políticamente incorrectos porque el presidente los legitima públicamente.

El legado de Trump será una población divida, llena de odios y discriminación, intolerante, irrespetuosa, dejará un país caótico, finalizó el especialista.

Deja tu comentario

Comentarios