Campus

Exposición en Universum fomenta cultura de prevención sísmica

Fabiola Méndez/Damián Mendoza

Hoy se cumplen 32 años del terremoto más significativo y mortífero en la historia del país, en el que más de 250 mil mexicanos perdieron su hogar y alrededor de 900 mil viviendas quedaron dañadas, según cifras del Fondo de Desastres Naturales de México.

Más allá de querer alarmar a la población alrededor de los sismos y de otros fenómenos naturales, es importante no tener miedo, es mejor saber qué hacer y cómo actuar. Y para ello, el Museo de las Ciencias Universum cuenta con la sala Conciencia de Nuestra Ciudad, en la que los niños aprenderán que no todas las zonas del país son riesgosas, tampoco sísmicas o volcánicas.

Para ello, se narra la historia de la fundación de la ciudad sobre los lagos de Texcoco, Zumpango, Xaltocan, Xochimilco y Chalco, que es primordial para entender por qué en algunas zonas se sienten más temblores que en otras.

La capital del país cuenta con tres tipos de suelos: la zona del lago, zona de transición y zona de lomas, la onda sísmica se intensifica en la primera, explica Marisol Frías, anfitriona de la sala y egresada de la carrera de Ciencias de la Tierra de la UNAM.

Crear conciencia en la ciudadanía de una cultura de la prevención, que surgió a raíz de una tragedia como la del 19 de septiembre de 1985, es lo más importante, “hay que saber evacuar, qué hacer, cómo actuar y saber vivir con el riesgo”.

Si bien hay que estudiar la historia para no volver a repetirla y, en este caso, para saber qué hacer, la exposición cuenta con un mapa de la Ciudad de México que indica dónde estaban los edificios que se cayeron en el sismo de 1985 y los que quedaron en malas condiciones.

Además, la muestra tiene una galería con los encabezados de los periódicos del día siguiente y de cómo actuó la población en aquel entonces para que el país saliera adelante.

De manera lúdica, enseñan a los niños a hacer su propia mochila de la prevención, para saber qué tener en caso de algún evento de riesgo. Todo esto para seguir creando una cultura de la prevención y no del pánico.

Deja tu comentario

Comentarios