Investigación y ciencia NewsFeed

¿Por qué sentimos escalofríos en el cuerpo?

Michel Olguín Lacunza/Diana Rojas García

Todos alguna vez hemos sentido escalofríos, ese hormigueo que nos recorre el cuerpo, nos pone la “piel chinita” y nos hace sacudirnos. ¿A qué se debe esta respuesta del organismo?, algunos han afirmado que surge cuando tenemos un encuentro cercano con un fantasma, espectro o ente maligno que proviene de otra dimensión.

¿Qué nos dice la ciencia al respecto? De acuerdo con Hugo Sánchez Castillo, profesor de la Facultad de Psicología de la UNAM, los escalofríos en general son una respuesta regulada por el sistema nervioso autónomo y están relacionados con el estrés.

Básicamente, cuando tenemos algún evento percibido como peligroso, aparece una serie de respuestas asociadas al mismo, en las cuales se destaca la movilización de energía para producir una respuesta explosiva, añadió el académico universitario.

Por ejemplo, un bombeo sanguíneo hacia los brazos y las piernas, disminución de la respuesta de secreción de movimientos estomacales, liberación de adrenalina o un incremento de dopamina, y esto en general, nos pone en una situación de lucha o huida.

Dentro de toda esta parafernalia, aparece el escalofrío, esa respuesta al estrés saludable o también al negativo. Por ello, es muy difícil situar esta reacción dentro de un contexto un tanto patológico, y por eso es que muchas veces es malinterpretado e incluso incomprendido.

En términos generales, se trata de una respuesta sentida en el organismo como una especie de hormigueo que recorre el cuerpo y la piel, resaltó Sánchez Castillo.

Así, tenemos una serie de receptores que responden a la vibración y cuando se generan los cambios, movilizaciones de energía, contracciones musculares y piloerección en conjunto, dan una estimulación que permite a la piel detectarlo y se siente como una especie de recorrido.

Esta sensación puede darse cuando el estímulo es positivo y negativo, por ejemplo, cuando vemos una persona que es atractiva para nosotros, cuando presentamos un examen, o cuando nos encontramos en una situación altamente estresante en un callejón obscuro, e incluso, cuando percibimos ambigüedad.

Cuando aparece el escalofrío, resaltó el profesor, lo podemos asociar, dadas las condiciones de su aparición, con algún evento místico cuando en realidad no tiene absolutamente nada que ver, dado que no existen los fantasmas, y todo es parte de lo generado por el sistema nervioso central para producir una respuesta adaptativa del cuerpo.

Algunos estudios han tratado de averiguar la importancia de sentir escalofríos, dado que no resulta una respuesta primaria de defensa, sin embargo, parece ser que sí es un componente importante que prepara al organismo para una respuesta global, ya sea de lucha o huida, concluyó el experto universitario.

Deja tu comentario

Comentarios