Deportes

Todo un reto ser jugadora profesional de futbol

Michel Olguín/Diana Rojas

Desde pequeñas estas jóvenes se han enfrentado a diversos retos por el hecho de ser mujeres y jugar futbol, ya sea discriminación, críticas severas de gente que las rodea, e incluso estudiar y jugar al mismo tiempo. No obstante, estos obstáculos no las han detenido y han luchado por alcanzar sus sueños hasta llegar a la liga profesional femenil de Pumas.

Patricia Jardón, delantera de 22 años, dijo que ha trabajado con mucha dedicación porque además es un orgullo formar parte de esta liga que representa a la Máxima Casa de Estudios.

“Los retos que he encontrado en el futbol desde pequeña es jugar con niños y que no te aceptan por ser niña, no te quieren en sus partidos e incluso te dejan jugar menos tiempo”, recordó.

He resuelto estos obstáculos con mucho esfuerzo y dedicación, añadió la jugadora, donde he demostrado que puedo ser igual o mejor, y como mujer tienes todo para estar en la cancha.

“Decidí jugar futbol porque a toda mi familia le encanta este deporte, mi papá que es entrenador siempre me llevó a sus prácticas, y me enseñó todo lo que sé desde los seis años”.

Por su parte, Ana López defensa central de 23 años y estudiante de Enfermería de la UNAM, menciona que tiene tatuados los colores azul y oro, porque además ya había representado a esta institución.

“Por practicar este deporte he afrontado críticas muy fuertes, tanto de mis compañeros como de mis maestros, debido a que en años anteriores el futbol femenil no era considerado profesional”, comentó.

Además, me preguntaron si de esto voy a vivir o si tendré algún fruto, pero ahora que estoy dentro he sido muy apoyada y hasta me han aplaudido. Gracias al apoyo de mis padres sigo adelante, también lo tuve de mis amigos y entrenadores que nunca me soltaron de la mano y me apoyaron en mi objetivo de un día ser profesional.

Resolví ingresar a Pumas debido a que anteriormente representé a la UNAM por cuatro años, y en el equipo donde estaba fuimos campeonas en la Universiada 2016.

Danila Padilla, delantera de 21 años, juega desde que tenía seis años, y hoy es una orgullosa estudiante de Matemáticas Aplicadas y Computación de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán.
De acuerdo con la joven, México todavía es un poco machista, y por eso en muchas ocasiones no aceptan que el género femenino se dedique a este deporte. Por ello, añadió la futbolista, hemos buscado alternativas para que se den cuenta que nosotras también podemos jugar al mismo nivel de los hombres, y que además somos iguales.

Opté por el futbol porque es mi pasión, es lo que más me gusta, y aunque sé que es una profesión que dura muy poco lo voy a disfrutar al máximo. Además, tengo también mi carrera.

En palabras de Ximena Márquez, portera de 22 años, representar a este gran equipo culmina todo un proceso de 10 años, donde además se siente muy feliz por estar en su casa y su gente que es la UNAM.

En este proceso ha desafiado llevar su carrera y al mismo tiempo jugar el futbol. Recordó que antes las mujeres no podían estudiar y menos practicar este deporte, y por ello, es todo un reto que además le apasiona.

“Me dedico a esto porque es algo que me encanta y amo, podría hacerlo todo el día, todo el tiempo, y entrar a Pumas es lo mejor que me pudo haber pasado”, concluyó.

Deja tu comentario

Comentarios