Cultura

Efraín Huerta: poesía y divertimento

Joel Cervantes
efrain-huerta-poesía-y-divertimento2-UNAMGlob
Persiguió, jugó y retrató a la Ciudad de México en sus versos

efrain-huerta

 

Efraín Huerta publicó “Los hombres del alba” (1944) libro considerado como una de las cimas de la poesía mexicana, que lo ubicó como una voz destacadísima en el ámbito de nuestras letras. Perteneció al grupo Taller (1938-1941) revista literaria que acogió, entre otros, a Octavio Paz.

Persiguió, jugó y retrató a la Ciudad de México en sus versos; estampas de la vida cotidiana como los frotamientos en el transporte público, bajo la óptica del “Gran Cocodrilo”, adquirieron estatus de materia poética: “Adoro tu nalga derecha, tu pantorrilla izquierda/ tus muslos enteritos, lo adivinable y calientito,/ tus pechitos pachones/ y tu indigno, antideportivo comportamiento.”

Puso en escena el poemínimo, “golpe artero de vista”, divertimento del lenguaje que como toda creación poética encierra un mundo, y con suerte –dice Huerta– se descubre “una galaxia”.

Al poemínimo no hay que confundirlo con el haikú, el aforismo, mucho menos con el apotegma.

Nos dice el poeta: “Dislocar y trastocar; crear, es el único secreto de esta singular forma de expresar referencias maternales sin llegar jamás a los extremos líricos y delictuosos de la mentada por la mentada misma.”


descargaculturaunamDescarga Cultura UNAM

Deja tu comentario

Comentarios