Campus

La UNAM apoya a hispanos en Estados Unidos

Michel Alejandra Olguín Lacunza/edición Diana Rojas

La vida de algunos latinos en Estados Unidos a veces resulta difícil, donde no sólo tienen que enfrentarse a un nuevo país sino también a un idioma distinto, y en ocasiones surgen la inseguridad y el miedo.

En este contexto, la escuela extensión de la UNAM ubicada en San Antonio, Texas, se ha preocupado por ayudar a esta comunidad para que puedan sentirse mejor y superarse en esta nación a la que han emigrado.

En el 2011, la Máxima Casa de Estudios ubicada en este estado puso en marcha el Programa GED (General Educational Development) en español, un curso planteado para que los latinos terminen sus estudios de nivel preparatoria.

De acuerdo con el último censo realizado por Estados Unidos, en San Antonio habitan 9.8 millones de latinos, entre los que se encuentran no sólo mexicanos, sino también guatemaltecos, salvadoreños, puertorriqueños, cubanos, entre otros.

Óscar Efraín Bocanegra, coordinador del GED, explicó para UNAM Global que se trata de un programa en español, donde la idea es ayudar a todos los migrantes que no saben hablar el inglés pero quieren superarse, continuar sus estudios y mejorar su calidad de vida. Además, mencionó que no es un requisito encontrarse legalmente en Estados Unidos para acceder.
“Algunos van porque quieren ingresar a un colegio comunitario de alguna universidad para posteriormente continuar una carrera de la que tenían antecedentes en otro país, otros porque es un punto favorable que los ayudará a legalizarse y obtener su residencia”, puntualizó.

GED

Tenemos contemplados siete cursos intensivos durante el año. Los matutinos tienen una duración de cuatro meses y los vespertinos seis meses, dijo el académico universitario.
Durante su estancia, los estudiantes de todas las edades, desde personas jóvenes hasta adultos mayores, se preparan en cuatro áreas con materias de matemáticas, física, química, economía, sociales, e historia universal y de Estados Unidos, entre otras.

Así, la UNAM los capacita para la evaluación que realiza el estado a través del Departamento de Educación por medio de un laborioso examen.
En este curso, añadió el académico, hemos tenido personas de varias nacionalidades, desde Venezuela, Colombia, Argentina, Panamá, hasta República Dominicana, además de los mexicanos que vienen de Chiapas, Guerrero, y otras comunidades.

Hay personas que acuden a prepararse después de 20 o hasta 30 años de no haber estado en una escuela, y venir a sentarse en un pupitre a un salón de clases, y averiguar de qué manera pueden integrarse no es tan fácil, pero destacan más sus ganas de superarse.

El costo por estos cursos es simbólico, más bien se trata de una labor social que la Universidad realiza para ayudar a la superación de las personas, resaltó Bocanegra.

Los soñadores

Antonia Santoyo es una mexicana de 46 años que vive en San Antonio, y por razones económicas no tuvo la oportunidad de estudiar la preparatoria en su país natal, por ello, actualmente se siente muy orgullosa de acudir a la UNAM.

A pesar de ser ama de casa y tener dos hijos, ella estudia los lunes y miércoles por la tarde, y narra que esto ha sido muy fácil.
“Estoy muy satisfecha porque hago algo que desde hace mucho quería y pensé que mi tiempo ya se había terminado, pero no, uno nunca pierde la oportunidad de estudiar, a cualquier edad se puede y más en la UNAM”.

Por su parte, la ama de casa Eyde Guerrero tiene por meta ir al colegio en Estados Unidos. Comenta que esta experiencia ha sido muy buena y la ha ayudado mucho, además de que los costos son muy bajos.

“He presentado dos exámenes y afortunadamente los he pasado exitosamente, creo que los maestros son muy buenos y están muy bien capacitados. Para mí ha sido una muy buena oportunidad porque en esta ciudad no había encontrado una escuela con horarios tan flexibles y un programa tan rápido y bueno”.
José Macotela Hernández, originario de la Ciudad de México, y quien vive desde hace 10 años en San Antonio, menciona que en la UNAM le han brindado una gran hospitalidad.
“En México estudiaba en la Fuerza Aérea Mexicana, pero quería recordar y sentirme útil para también crecer profesionalmente en este país. La idea es buscar mejores oportunidades de trabajo”, apuntó.

Deja tu comentario

Comentarios