Humanidades

Miguel León-Portilla, cronista de la ciudad

Fabiola Méndez / Damián Mendoza / Myriam Núñez

Le fue adjudicado en 1974 el título de Cronista de la Ciudad de México “sin pretenderlo”, oficio que ha alcanzado a subsistir a “una época de crisis social, económica y cultural a poco más de 25 años del siglo XXI”, relató Miguel León-Portilla en Radio UNAM en la década de los años setenta.

Para el autor de La Visión de los Vencidos, al cronista le corresponde promover, realizar y difundir investigaciones sobre la historia de la ciudad teniendo presente un objetivo social en pro de la ciudadanía para que pueda comprender su realidad presente, e incluso, avizorar muchos de los grandes problemas de un porvenir cercano.

“El cronista realiza una incesante labor de representación diaria para formar su obra. No puede denunciar las deficiencias de la ciudad, pero de verse amenazada la identidad cultural, debe presentar a las autoridades los hechos para que sean atendidos”.

Recordó un caso. Advirtió que debían iniciarse programas de trabajo con especialistas de otras disciplinas (sociólogos, antropólogos, psicólogos) para abocarse al estudio de problemas en determinadas áreas de la ciudad y buscar sus raíces históricas.

Su labor más importante, dijo, es crear una conciencia histórica en la ciudadanía. Lograr que la ciudadanía tome conciencia de lo que es su ciudad y su importancia histórica, puede hacer que la vida en la metrópoli sea menos hostil, más grata, más humana.

“Existen sectores de la población que tienen diversos grados de conciencia. En algunos, ésta es mucho menor. Un ejemplo de lo que digo son los habitantes de los llamados cinturones de miseria; sería mucho pedirles que tengan conciencia de la historia de la ciudad”.

De acuerdo con León-Portilla, el cronista es dinámico, tiene que ser historiador e investigador; tiene que tomar conciencia del contexto en el que vive, cambiar sus formas de acción y ponerse a tono con la realidad de los cambios, como todo en la vida.

Con información de Radio UNAM.

Deja tu comentario

Comentarios